Vasos anormales en ojos: ¿cómo es el tratamiento de la retinopatía del prematuro?

Vasos anormales en ojos: ¿cómo es el tratamiento de la retinopatía del prematuro?

Los oftalmólogos en Mérida, como la Dra. Eli Esparza, pueden tratar la retinopatía. La retinopatía del prematuro es una de las principales causas de ceguera infantil en América Latina, pero algunas precauciones pueden prevenirla. Es una enfermedad que se desarrolla en los ojos de los recién nacidos prematuros. Así, la prematuridad es el principal factor de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad que afecta a los vasos internos del ojo.

En la formación del ser humano, estos vasos comienzan a desarrollarse alrededor de la semana 16 de edad gestacional y este proceso se completa solo a término, es decir, entre las 38 a 40 semanas. Muchas veces, los pequeños no pueden nacer a término por diferentes razones y pueden presentar inconvenientes de salud, como los problemas visuales o anomalías en sus ojos.

Cuando nace un bebé prematuro, para su cuidado en la unidad neonatal, puede ser necesario someterse a oxigenoterapia y varios otros procedimientos (como transfusión de sangre) o puede desarrollar una infección relacionada con la atención médica, etc. Todos estos son considerados factores de riesgo y los vasos comienzan a desarrollarse de forma anormal y, en un momento determinado, puede producirse una retinopatía del prematuro.

¿Cómo es el tratamiento de la retinopatía del prematuro?

El tratamiento de la retinopatía del prematuro debe iniciarse lo antes posible después del diagnóstico del problema y tiene como objetivo prevenir el desarrollo de la ceguera, que es causada por el desprendimiento de la retina dentro del ojo. Sin embargo, incluso con el diagnóstico de retinopatía, en algunos casos, solo es importante realizar evaluaciones periódicas en el oftalmólogo pedíatra Mérida porque el riesgo de que la enfermedad evolucione es bajo.

Además, se recomienda que todos los bebés que hayan sido diagnosticados con retinopatía del prematuro acudan a citas anuales con el oftalmólogo, ya que tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas visuales como miopía, estrabismo, ambliopía o glaucoma, por ejemplo. Recuerden que siempre es de gran importancia cuidar los ojos desde la infancia para detectar de manera temprana cualquier enfermedad y anomalía.

Alternativas de tratamiento para la retinopatía del prematuro

En el caso en que los oftalmólogos en Mérida consideren que existe riesgo de ceguera, algunas de las opciones de tratamiento pueden ser:

Cirugía láser

Es la forma de tratamiento más utilizada cuando la retinopatía se diagnostica precozmente y consiste en aplicar rayos láser en el ojo para detener el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos que sacan la retina de su lugar.

Colocación de una banda quirúrgica en el ojo

 Se utiliza en casos avanzados de retinopatía cuando la retina se ve afectada y comienza a desprenderse de la parte inferior del ojo. En este tratamiento, se coloca una pequeña banda alrededor del globo ocular para permitir que la retina permanezca en el lugar correcto.

Vitrectomía

Es una cirugía que se utiliza en los casos más avanzados del problema y sirve para retirar el gel cicatrizado que se encuentra dentro del ojo y reemplazarlo por una sustancia transparente.

Estos tratamientos son realizados con cirugía general para que el bebé pueda estar tranquilo y no sienta ningún dolor o molestia. Por lo tanto, si el bebé ya ha sido dado de alta del hospital de maternidad, es posible que deba ser ingresado en el hospital un día más después de la cirugía. Después de la cirugía, es posible que el bebé deba usar un vendaje especialmente si se ha sometido a una vitrectomía o se le ha colocado la banda quirúrgica en el globo ocular.

¿Cómo es la recuperación después del tratamiento?

Después de someterse a un tratamiento para la retinopatía prematura, el bebé debe ser hospitalizado durante al menos 1 día hasta que se recupere por completo de los efectos de la anestesia y pueda regresar a casa después de ese tiempo. La primera semana después de la cirugía, los padres deben colocar las gotas recetadas por el médico en el ojo del bebé diariamente para prevenir el desarrollo de infecciones que pueden alterar el resultado de la cirugía.

Para asegurar la curación de la retinopatía del prematuro, el bebé debe realizar visitas periódicas a los oftalmólogos en Mérida Yucatán cada 2 semanas para evaluar los resultados de la cirugía hasta que el médico le dé el alta. Sin embargo, en los casos en que se haya colocado una banda en el globo ocular, las consultas de rutina deben mantenerse cada 6 meses.

¿Qué puede causar la retinopatía en el prematuro?

La retinopatía del prematuro es un problema visual muy común en los bebés prematuros que ocurre debido al grado reducido de desarrollo del ojo, que normalmente ocurre durante las últimas 12 semanas de embarazo. Así, el riesgo de desarrollar retinopatía es mayor ya que, la edad gestacional del bebé es menor al nacer y no se ve influenciada por factores externos como luces de cámaras o flashes, por ejemplo.

La retinopatía en el prematuro requiere el tratamiento oportuno por parte de los oftalmólogos en Mérida para evitar cualquier complicación o enfermedad subyacente que lleve a la ceguera. La doctora Elizabeth Esparza es la especialista indicada que puede diagnosticar y tratar una variedad de enfermedades oculares desde el nacimiento hasta la vejez. Si desean agendar la cita con la doctora, pueden llamar al (999) 357 1910.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.