Tamiz visual: una acción oportuna ante enfermedades de los ojos

16 junio, 2022
Tamiz visual: una acción oportuna ante enfermedades de los ojos

Cuando nacen los bebés es difícil saber con certeza si se sienten mal o algo les molesta. Por eso las pruebas neonatales son fundamentales para detectar enfermedades que se pueden curar antes de que sean incapacitantes para los recién nacidos. Una de esas pruebas es el tamiz visual Mérida.

La visión es un sentido muy personal. Es a través de ella que se percibe y se interpreta el entorno, esto gracias a nuestros ojos. Durante los primeros cinco años de vida, es uno de los principales proveedores de información que recibe el cerebro. Como es uno de los sentidos que más tarda en madurar, es vital que durante los primeros años de sus hijos estemos atentos a que lo estén haciendo de la manera correcta.

Para los oftalmólogos en Mérida indican que las revisiones médicas durante las primeras semanas de vida del bebé son esenciales, así como la vacunación, las pruebas auditivas y visuales, pues de este modo se pueden detectar afecciones que de no ser tratadas a tiempo, pueden provocar la pérdida de la visión en los pequeños.

El primer estudio oftálmico

Desde el momento en que nace el bebé, en cada visita al pediatra, el doctor debe hacer una revisión a los del bebé. Ahora bien, esta revisión no puede determinar si hay una afección subyacente en los ojos, la prueba que se recomienda es el tamiz visual Mérida, el cual es realizado por un oftalmólogo y de preferencia que tenga la subespecialidad en oftalmología pediátrica como la Dra. Elizabeth Esparza.

Esta prueba consiste en la dilatación de la pupila mediante su equipo oftalmológico, para revisar el segmento anterior y el polo posterior del ojo. Cuyo objetivo es hacer un diagnóstico oportuno y establecer el tratamiento correspondiente lo más pronto posible.

El tamiz visual Mérida debe realizarse en bebés sanos y prematuros. Se recomienda que a los bebés sanos se les realice durante el primer mes de vida. El objetivo es detectar desde sangrados del ojo debido a un parto complicado o prolongado hasta enfermedades congénitas, como catarata, la cual es una causa de ceguera.

En el caso de los bebés prematuros ellos requieren de revisión visual entre la segunda y cuarta semana de haber nacido. Pues se estima que cuanto más prematuro sea el bebé (antes de las 34 semanas de gestación) y su peso haya sido menor al nacer, tendrá mayor riesgo en presentar retinopatía.

¿Qué enfermedades se pueden detectar con un tamiz visual?

Estas son las siguientes enfermedades que se pueden detectar al someter al bebé a un tamiz visual Mérida:

Glaucoma congénito

El glaucoma congénito es una enfermedad hereditaria que se produce debido al desarrollo incompleto o deficiente del sistema de drenaje del humor acuoso antes del nacimiento. La imposibilidad de la salida del humor acuoso aumenta la presión en el interior del ojo, lo cual provoca un daño del nervio óptico.

Anormalidades del nervio óptico

Las anomalías del nervio óptico pueden pasar desapercibidas, pues no presentan síntomas. Los pacientes que las sufren suelen presentar en la infancia una visión baja.

Desprendimiento de retina

Aunque  la gran mayoría de los niños no llegan a presentar este problema, es importante mantener en revisión a los niños, pues un desprendimiento de retina puede ser más grave que el de un adulto.

Presencia o ausencia de estructuras del ojo

Las malformaciones oculares congénitas ocupan uno de los primeros lugares como causa de discapacidad visual o ceguera en niños.

¿En qué consiste el tamiz visual?

Esta prueba de detección temprana evalúa los siguientes aspectos de los ojos de sus bebés:

  • La visión
  • La integridad de los párpados y la vía lagrimal
  • Los movimientos oculares
  • El funcionamiento adecuado de las pupilas
  • Medición de la presión intraocular
  • Un examen con microscopio de los ojos
  • Un examen de fondo de ojo
  • La graduación de su hijo

Agenden su cita con la Dra. Elizabeth Esparza

Los encargados de realizar el tamiz visual son los oftalmólogos infantiles en Mérida, como la Dra. Elizabeth Esparza, quién además de ser una oftalmóloga comprometida con la salud visual de sus pacientes, cuenta con una subespecialidad en oftalmología pediátrica.

La Dra. Elizabeth Esparza es una especialista comprometida con la salud de todos sus pacientes, por lo que podrán tener la certeza de que les ofrecerá un diagnóstico temprano de las enfermedades oculares en niños. Si quieren conocer más detalles respecto de la salud de la vista y los servicios que pueden encontrar en Clínica de Oftalmología Infantil, comuníquense al teléfono (999) 481 9244 o al correo electrónico eliesparza.aguiar@gmail.com.