¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

Los oftalmólogos en Mérida pueden tratar el glaucoma de manera satisfactoria si es descubierto a tiempo. Si aún no conocen esta enfermedad, el glaucoma es un problema donde ocurre un daño en el nervio óptico, cuando la presión es alta. Generalmente, se da en las edades adultas o como consecuencia de otras enfermedades como la diabetes, no obstante, los niños también pueden sufrir esta afección. Acudir al especialista desde recién nacido, niño, adolescente, joven, adulto y anciano es de gran importancia.

¿Qué es el glaucoma?

El aumento de la presión ocular conduce a la destrucción de los nervios y deriva en la pérdida de la visión, lo que, en casos avanzados, puede provocar ceguera. La causa de la presión ocular alta está en el sistema de drenaje del ojo, que no puede drenar el líquido (humor acuoso). El glaucoma es más común en los ancianos, pero puede ocurrir a cualquier edad. En los niños y los bebés, los síntomas son diferentes a los de los adultos.

El glaucoma infantil es una de las principales causas de ceguera infantil, resultando en el 20% de los casos. Cuando se descubre temprano, existe una gran posibilidad de tratamiento y reversión de la afección. Pero desafortunadamente, la mayoría de los padres dejan que los síntomas pasen desapercibidos, lo que finalmente resulta en ceguera total. Tan pronto aparezcan los primeros síntomas, es importante acudir a los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán.

De acuerdo con diversos estudios, al menos 1 bebe nace con glaucoma congénito por cada 10,000 bebés. Por eso es muy importante que los padres estén atentos a cada signo y síntoma diferente en la salud ocular, aunque sean difíciles de percibir. Es por eso por lo que hemos preparado este artículo para que conozcan la información más importante de esta enfermedad, los síntomas, causas y todas las acciones que les permitan evitar la ceguera y la pérdida de la visión.

¿Qué tipos de glaucoma existen en los infantes?

El glaucoma infantil se puede clasificar según la edad de su aparición: el glaucoma congénito aparece al nacer, el glaucoma infantil se presenta entre 1 y 24 meses y, a partir de los 3 años, se denomina glaucoma juvenil. Por lo tanto, los padres deben prestar mucha atención a cualquier cambio que puedan observar en los ojos de los niños. Llevar a su pequeño por lo menos una vez al oftalmólogo es la mejor medida de prevención y tratamiento oportuno.

¿Cuál es la incidencia de esta afección?

El glaucoma pediátrico es poco común y ocurre aproximadamente a una tasa de 1 de cada 10,000 nacimientos. Sin embargo, si un niño se ha sometido a una cirugía de cataratas o tiene ciertas enfermedades, aumenta la probabilidad de desarrollar glaucoma. En los casos en los que los niños han tenido intervenciones anteriores, es importante realizar un seguimiento con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cuáles son las causas del glaucoma infantil?

Su causa generalmente es hereditaria, estando relacionada en la mayoría de los casos con matrimonios entre familiares. El glaucoma es una enfermedad ocular que se produce al aumentar los niveles de presión intraocular. Esta presión causa un daño grave al nervio óptico, que es responsable de enviar la información del nervio al cerebro y, si no se controla rápidamente, compromete completamente la visión en cuestión de tiempo.

La presión se produce porque el espacio de drenaje del humor acuoso del ojo deja de realizar su función, provocando que el líquido se quede quieto, acumulado en el interior del ojo. Esta ocurrencia está relacionada con el 80% de los casos que ocurren normalmente en personas mayores de 40 años, pero también puede ocurrir en la infancia. Es esta acumulación de líquido la que genera la gran presión intraocular.

¿El glaucoma infantil puede ser hereditario?

El 10% de los casos de glaucoma congénito son hereditarios. Investigaciones recientes han identificado mutaciones en genes específicos. Por ello, cuando existen casos de glaucoma congénito en la familia, se recomienda el asesoramiento genético. También es aconsejable que tan pronto nazca el pequeño, se realicen consultas con los oftalmólogos para niños en Mérida por lo menos dos veces al año para llevar un control de la presión ocular.

Síntomas del glaucoma infantil

A pesar de que se consideran signos diagnósticos difíciles para los padres, es extremadamente importante estar al tanto de los cambios de comportamiento relacionados con la salud de nuestros hijos. Los signos de glaucoma infantil pueden comenzar a aparecer en los primeros meses de vida, incluso antes de que la visión del bebé esté completamente desarrollada. Si el glaucoma no se trata temprano, puede interrumpir permanentemente el desarrollo de la visión y llevar al bebé a una ceguera irreversible.

Un consejo valioso de un especialista en oftalmología infantil como la Dr. Eli Esparza es que los padres presten atención a las primeras fotos del bebé. Durante las fotos se dispara el flash y en la imagen la pupila de los ojos se pone roja, esta es la imagen considerada normal en los ojos. Pero cuando la imagen de los ojos es blanquecina o amarillenta puede ser un signo de la enfermedad y es bueno estar alerta y ver al pediatra.

El signo más común

El síntoma más común y obvio es el color de ojos. Normalmente, los bebés con glaucoma infantil pierden los ojos, dejando la córnea más opaca, blanquecina o azulada. Los síntomas posteriores están relacionados con lagrimeo excesivo, fotofobia e irritabilidad de los ojos. Otro factor relevante es la cuestión del tamaño de los ojos. Es importante no confundir el que un niño tenga los ojos grandes de acuerdo con su edad como un síntoma de glaucoma.

Los bebés y los niños con glaucoma tienden a tener un ojo más grande de lo que se considera normal para el grupo de edad y pueden percibirse con un mínimo de atención. Lo que puede ser un “encanto” para algunas personas, un niño con ojos grandes anormales para los ojos médicos puede ser un signo de glaucoma. Por lo tanto, si observa esto en su bebé, agende una cita con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Dependiendo de la edad y la cooperación del niño, a menudo es necesaria una evaluación con el niño anestesiado. Así, el médico podrá realizar una valoración completa y realizar pruebas más específicas para el diagnóstico de glaucoma. Los niños mayores cooperan mejor con el examen y pueden realizar otras pruebas más específicas. Aunque parezca complejo el examen, es un procedimiento sencillo e indoloro.

¿Cuál es el tratamiento que realizan los oftalmólogos en Mérida ?

El objetivo es disminuir la presión intraocular y la mayoría de los casos necesitan cirugía. En el procedimiento quirúrgico, el médico abre los canales de drenaje o crea una nueva vía para el paso del humor acuoso. Después de la cirugía, puede ser necesario utilizar gotas para los ojos que actúen sobre la presión intraocular. Sin embargo, si se descubre a tiempo, el tratamiento es con gotas para controlar la presión.

Pronóstico

A menudo, la mejor visión no depende solo del control de la presión ocular. Muchos niños con glaucoma desarrollan miopía y necesitan anteojos. Además, pueden producirse ambliopía (ojo vago) y estrabismo, que deben tratarse con oclusión y cirugía. El diagnóstico y tratamiento precoces, así como el seguimiento periódico son cruciales para obtener buenos resultados en el tiempo. La Dr. Eli Esparza es la oftalmóloga infantil que puede cuidar la salud de su hijo y tratarlo frente al glaucoma. Tan solo tienen que agendar su cita llamando al (999) 481 9244.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.