¿Qué tipos de ambliopía existen?

5 septiembre, 2022
¿Qué tipos de ambliopía existen?

La ambliopía o también conocida comúnmente como «ojo vago» es una condición ocular, la que se relaciona con la incapacidad para observar adecuadamente por uno o ambos ojos; como es una afección presentada en la infancia, es probable que los niños no les comuniquen a sus padres acerca de esta complicación, por lo que estos se enteran después de un período extenso de tiempo o al observar cambios en el comportamiento del menor. Recuerde que, es necesario que acuda con un especialista en oftalmología pediátrica e inicie un tratamiento oportuno.

Ahora bien, como los niños no suelen comunicar sus complicaciones visuales, sino que estos tienden a ignorarlas, es labor de los padres o cuidadores estar al tanto del desarrollo visual de los pequeños, esto para detectar cualquier anomalía y tratarla a tiempo. Cuando no se recibe una intervención oportuna, existe el riesgo de que la ambliopía genere daños irremediables en la visión.

En pocas palabras, se recomienda que los niños acudan con los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán cada cierto tiempo, sobre todo si el pequeño comienza a presentar bajas calificaciones, problemas para leer desde ciertas distancias, entrecierra los ojos para intentar observar imágenes o letras, entre otras conductas que indiquen que algo no está bien con la salud visual del menor.

¿Por qué surge la ambliopía?

Lo que sucede en este caso, es que el cerebro y el ojo presentan problemas en las conexiones establecidas para transmitir la información recolectada con la vista, esto porque existen bloqueos visuales, fallas en la orientación del glóbulo ocular o demás problemáticas que impiden una imagen clara, concisa y fácil de comprender.

Dicho de otra forma, el cerebro no reconoce las imágenes que recolecta el ojo y con el tiempo comienza a ignorarlas, por lo que este órgano visual pierde agudeza y comienza a desarrollar problemáticas visuales. Por ese motivo, si la persona no recibe un tratamiento oportuno, estos daños se vuelven permanentes o se genera una ceguera temporal.

Los bloqueos visuales, imágenes cruzadas o demás fallas, se presentan por otro tipo de alteraciones que en muchas ocasiones no son tratadas, que llevan a que se desarrolle la ambliopía. Una de las causas más comunes es el estrabismo, debido a la orientación de los ojos, lo que hace que el cerebro sólo procese la información del glóbulo ocular que se encuentra más alineado.

De igual manera, la ambliopía también puede desarrollarse por las siguientes condiciones: párpado caído, cataratas infantiles, hipermetropía, miopía, astigmatismo y demás complicaciones que nublan la visión. Así que, es relevante que su hijo acuda con especialistas en oftalmología pediátrica de forma regular o ante la presencia de cambios notables en la conducta visual.

¿Qué tipos de ambliopía existen?

Los tipos de ambliopía se relacionan principalmente con el causante de la afección, que se mencionó previamente. No obstante, es oportuno dar a conocer cada una de estas clasificaciones para que comprenda más acerca del tema y procure cuidar adecuadamente la salud visual de su pequeño.

Ambliopía estrábica

Como se mencionó con anterioridad, es uno de los tipos de ambliopía más comunes en los infantes, esto porque se desarrolla por culpa del estrabismo. Lo que sucede en este caso es que el cerebro elimina las imágenes del ojo que se encuentra más desviado, lo que conlleva a que ignore toda la información que se transmite por este glóbulo ocular y así se debilite su visión.

Ambliopía anisometrópica y refractiva

En este tipo de ambliopía lo que sucede es que se presencia una diferencia demasiado notable en la refracción de cada uno de los glóbulos oculares. Son problemáticas evidenciadas cuando la persona padece miopía, hipermetropía o astigmatismo, en donde uno de los dos ojos tiene mayores dificultades visuales que el otro.

Por ello, es importante que el menor cuente con una fórmula médica correcta y establecida por los oftalmólogos para niños en Mérida, esto para que sus lentes sean proporcionados según la falla visual de cada uno de los ojos. Lo ideal es que se evite la aparición de la ambliopía tratando sus causantes o factores de riesgo.

Ambliopía por deprivación

Cuando una persona padece inconvenientes visuales o problemáticas alternas que eviten que la luz llegue de forma idónea a la retina, es posible que se manifieste una disminución de la visión y se ocasione ambliopía. Algunos causantes son los siguientes: cataratas congénitas, defectos en la córnea, patologías retinianas, caída de los párpados, entre otros.

No permita que su hijo se vea afectado por ninguno de los tipos de ambliopía, esto porque la calidad de vida del pequeño se vería reducida o alterada. Lo ideal es que ante cualquier cambio en la visión, se acuda con un especialista en oftalmología y se inicie un tratamiento oportuno.

Si desea agendar una consulta con un especialista en oftalmología pediátrica o busca asesoramiento respecto al tema, comuníquese con nosotros por medio de la siguiente vía telefónica: (999) 481 9244 o también puede escribirnos al WhatsApp: +52 (999) 357 1910, allí le brindaremos información adicional y le proporcionaremos servicios de calidad para garantizar bienestar visual a sus hijos.