¿Qué enfermedades se detectan con el tamiz visual neonatal?

16 mayo, 2022
¿Qué enfermedades se detectan con el tamiz visual neonatal?

El tamiz visual Mérida es un examen que se debe realizar durante las cuatro primeras semanas después del nacimiento del bebé, con la finalidad de detectar diferentes enfermedades oculares congénitas y posibilitar que se obtenga un tratamiento, de forma que el menor no se vea perjudicado por inconvenientes leves o severos en la visión, los que podrían empeorar con el tiempo si no se intervienen de manera oportuna y eficaz con la ayuda de los oftalmólogos con especialización en pediatría.

Recuerde que la salud visual es importante para cualquier individuo, por eso es necesario realizar exámenes preventivos y evitar alteraciones que conduzcan a problemas severos en la visión, tales como la ceguera. Los niños que no se practican el tamizaje tienen un riesgo alto de padecer inconvenientes que no serán detectados o tratados a tiempo, perjudicando una parte fundamental de su desarrollo y crecimiento.

Antes de que eso suceda, tiene la posibilidad de acudir con un oftalmólogo infantil en Mérida e iniciar con el examen de tamiz visual en su bebé, con el fin de preservar su salud e integridad. Ahora bien, es necesario resaltar las enfermedades que se detectan por medio de este procedimiento, para que así conozca la gravedad de cada una de las patologías congénitas visuales y no dude en solicitar una consulta días después de que su hijo nazca.

Obstrucción del conducto lagrimal

Las lágrimas tienen el propósito de limpiar el ojo y evitar que partículas irritantes lo lastimen; estas gotas de líquido viajan a través de una vía que se encuentra conectada con la nariz, cuando se obstruye este conducto, los globos oculares permanecerán acuosos o sumergidos en un contenido lagrimal, porque no tendrán la facilidad de drenarse, conllevando a presentar el riesgo de infecciones o irritaciones.

Aunque en muchas ocasiones la condición se soluciona sin necesidad de intervención médica, también existen otros casos que empeoran y perjudican al bebé que nace con la obstrucción, por eso es importante realizar el tamiz visual, detectar la problemática y seguir las indicaciones del oftalmólogo con especialización en pediatría.

Glaucoma congénito

El glaucoma no sólo se presenta en los adultos, también se evidencian casos de bebés que nacen con la condición y tienen el riesgo de perder la visión con el pasar del tiempo cuando no reciben asistencia médica. Recordemos que esta patología se caracteriza por agrupar varias enfermedades que se encargan de aumentar la presión en el nervio óptico y producir pérdida paulatina o repentina de la vista.

Se ha considerado como una de las principales causas de la ceguera junto con las cataratas no tratadas, por eso es tan importante que las personas descubran estas enfermedades desde sus inicios y se establezca una intervención oportuna, en especial porque el glaucoma es difícil de detectar sin realizar un examen médico.

Catarata congénita

Las cataratas se generan cuando el cristalino o lente natural del ojo se comienza a opacar de forma prolongada, ocasionando que la visión se obstaculice y con el pasar del tiempo exista la posibilidad de que se pierda por completo. Son un tipo de alteración poco común, dado que generalmente ocurren una vez el área va envejeciendo, pero en estas situaciones la persona ya nace con la condición.

Al igual que las cataratas seniles, se requiere de pronta atención con los oftalmólogos en Mérida, quienes determinen el tratamiento oportuno y necesario, para que así el menor no se vea perjudicado durante su crecimiento. Por ello, no ignore las condiciones de salud de su hijo y busque soluciones de la mano de profesionales expertos, ellos se asegurará de que la vista del niño no se pierda o deteriore.

Retinopatía del prematuro

Los bebés prematuros tienen un riesgo elevado de padecer retinopatía, la cual ocasiona que los vasos sanguíneos se desarrollen de manera anormal dentro del ojo, porque no poseen la capacidad de completar su crecimiento antes del nacimiento, lo que conlleva a posibles derrames de sangre y generación de tejidos cicatriciales, quienes en ocasiones desprende la retina y producen la ceguera.

La única forma de detectar estas enfermedades a tiempo e iniciar con un tratamiento que las corrija, consiste en realizar el tamiz visual Mérida, porque así el oftalmólogo tendrá un análisis detallado de los ojos del niño y podrá determinar la manera de intervenir, en especial si nacen con condiciones severas, las cuales necesitan de procedimientos quirúrgicos.

Existen otras enfermedades que se pueden detectar con el tamiz visual Mérida como las opacidades corneales, malformaciones del segmento anterior, alteraciones del nervio óptico, infecciones congénitas, retinoblastoma, astigmatismo, miopía, entre otras patologías que tiene la posibilidad de consultar al contactarse con nosotros por medio de la vía telefónica (999) 481 9244 o través de futuros contenidos que podrá leer en nuestro sitio web, de forma que sienta claridad respecto al tema y acuda inmediatamente a consulta con su bebé.