¿Por qué es importante llevar a los niños al oftalmólogo infantil?

¿Por qué es importante llevar a los niños al oftalmólogo infantil?

Llevar desde temprana edad a los pequeños con los oftalmólogos para niños en Mérida es esencial. Los ojos humanos se desarrollan durante el embarazo. Pero incluso después del nacimiento, continúan creciendo hasta la edad adulta, cuando alcanzarán su tamaño final. Es durante la infancia cuando un individuo pasa por más cambios, crecimiento y desarrollo del cuerpo. Por eso, es importante estar al tanto de las novedades y conocer la importancia de la ayuda de los profesionales durante este tiempo.

¿Cuál es la importancia de la visión en los niños?

Los niños no siempre pueden determinar si ven bien y, a menudo, no saben cómo expresar a los adultos lo que sienten. Entonces, ¿cómo saber si su hijo es más difícil de ver de lo que debería ser? Los pequeños signos, como el picor incesante de los ojos o la necesidad de pegar la cara a los libros, son indicios de que la salud ocular del niño puede necesitar ayuda especializada.

Una visión deteriorada por trastornos oculares, como errores de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo), es perjudicial para el buen rendimiento escolar. Ver con calidad evita que el niño pierda el interés por lo que se enseña y facilita la comprensión y entendimiento de las clases. Incluso si no saben cómo expresarse, los padres pueden notar algunos comportamientos y hábitos que pueden ser indicativos de mala visión.

Aunque los signos son notables, no son un diagnóstico de las necesidades visuales reales del niño. Por eso, antes del inicio del curso escolar, es importante que su hijo se someta a una consulta oftalmológica con un oftalmólogo infantil en Mérida, para que pueda identificar la existencia o evolución de cualquier trastorno visual. Igualmente, el cuidado de la salud visual de los niños debe realizarse desde los primeros días de vida.

¿Por qué acudir a los oftalmólogos para niños en Mérida?

Primeros exámenes oftalmológicos

Es importante identificar cualquier enfermedad de manera temprana para un tratamiento oportuno. Idealmente, la primera prueba debe realizarse entre los tres y los seis meses de edad. El profesional de oftalmología infantil realizará exámenes completos que evalúen el desarrollo neuropsicomotor, la simetría facial y el aspecto externo de los ojos. Si hay alguna sospecha, el médico también puede realizar pruebas de refracción en bebés.

Sin embargo, es importante recordar que todo niño nace hipermétrope, debido a que los ojos aún son muy pequeños. Con el paso de los meses, los ojos crecen y la visión alcanza su estado normal. Por lo tanto, cuidar los ojos desde la infancia tiene gran importancia, porque al realizar un examen periódico se podrá determinar de manera temprana si hay alguna enfermedad, problema de refracción o anomalía.

Detectar malformaciones

Incluso al inicio de la vida, la visita al oftalmólogo tiene como objetivo detectar problemas derivados de malformaciones. Entre los tres meses y los tres años, la oftalmología infantil tiene como objetivo detectar problemas relacionados con el desarrollo del niño. Una vez realizados los exámenes, los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán indicarán las opciones de tratamiento con el fin de restaurar la calidad de vida del niño y, principalmente, permitirle poder desarrollarse como cualquier otro individuo.

Identificar problemas de alfabetización

Es común que las escuelas instruyan a los padres para que busquen médicos de oftalmología infantil durante la fase de alfabetización del niño. Esto se debe a que es importante que el niño vea bien las letras y lecciones que se le dan durante las clases. Cada vez que va a iniciar un nuevo año escolar, uno de los requisitos es presentar un examen optométrico u oftalmológico para que los maestros sepan si el niño debe usar gafas constantemente o seguir alguna recomendación especial.

A menudo, lo que puede verse como un problema de desarrollo, cuando el niño tarda más en leer y escribir, por ejemplo, puede resolverse simplemente con el uso de anteojos. El niño entiende lo que se dice, simplemente tiene dificultad para ver lo que escribe el maestro en la pizarra o lo que dicen las páginas de los libros. Muchos niños no expresan cuando ven borroso, pero es esencial que como padres estén pendientes de si su pequeño puede ver sin ningún inconveniente.

Corregir la miopía temprana

Es incorrecto creer que los problemas de visión solo surgirán mientras el niño está aprendiendo a leer. Algunos problemas como la miopía pueden surgir entre los 12 y los 15 años. En esta etapa, el diagnóstico es menos complicado, ya que el niño ya es capaz de verbalizar y expresar sus dificultades. Aun así, si nota que su hijo tiene dificultades para concentrarse en los estudios, busque a un profesional porque la solución puede estar en sus manos.

Los niños también deben visitar a los oftalmólogos para niños en Mérida. Idealmente, entre el nacimiento y los dos años, las visitas deben realizarse cada seis meses. Después de esta fase, si no hay indicaciones específicas, mantener las visitas anuales. Sobre todo, intente comprender las dificultades que enfrenta su hijo y cómo mejorar la visión puede ayudar a su desarrollo.

La Dra. Eli Esparza es la especialista que está dispuesta a atender a los pequeños porque cuenta con el conocimiento, experiencia, preparación y profesionalismo para realizar los exámenes pertinentes y detectar de manera correcta cualquier enfermedad y anomalía para que sus hijos reciban el tratamiento indicado. Si desean agendar la cita, pueden escribir a eliesparza.aguiar@gmail.com o  llamar al (999) 357 1910.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.