¿Por qué es importante diagnosticar el glaucoma congénito con el tamiz visual?

¿Por qué es importante diagnosticar el glaucoma congénito con el tamiz visual?

El ojo es un órgano delicado y frágil que está sujeto a diversos tipos de patología. Algunos son más sencillos de detectar y tratar; otros, no tanto. Cuidar los ojos desde la infancia tiene una gran importancia por medio del tamiz visual Mérida  para prevenir cualquier enfermedad y tratar de manera oportuna cualquier patología como el glaucoma a fin de evitar la ceguera temprana.

El glaucoma, por ejemplo, es la principal causa de ceguera irreversible y afecta a miles de personas en todo el mundo. Caracterizada por cambios en el nervio óptico y aumento de la presión ocular, la enfermedad es más común en personas mayores de 60 años. ¿Pero sabías que también puede afectar a los niños? En este caso, el nombre de la afección es glaucoma congénito.

Entendiendo el glaucoma congénito

El glaucoma congénito es una condición poco común de los ojos que afecta desde recién nacidos hasta niños alrededor de los 3 años. Su principal causa es el aumento de la presión ocular debido a la acumulación de líquido en el órgano. Esto afecta el funcionamiento del nervio óptico y conduce a una ceguera irreversible si no se trata a tiempo.

Para que la terapia se administre de manera eficaz, es necesario diagnosticar el glaucoma congénito lo antes posible. El bebé que nace con glaucoma congénito tiene síntomas como córnea turbia e hinchada y ojos agrandados. Si el pequeño no recibe la atención oportuna, será diagnosticado a los 6 meses de edad cuando la afección está muy avanzada y la visión comprometida.

La buena noticia es que el examen básico para detectar la afección se puede realizar mientras aún se encuentra recién nacido o en las 4 primeras semanas de vida. Su nombre popular es «tamiz visual Mérida». Esta prueba es de gran importancia para detectar de manera temprana esta patología y, de esta manera, iniciar el tratamiento de manera oportuna para cuidar la salud visual y permitir que el pequeño tenga una mejor calidad de vida.

¿Cuáles son los síntomas del glaucoma congénito?

El glaucoma congénito se puede identificar a través de algunos síntomas como:

  • Hasta 1 año: La córnea del ojo se hincha, se vuelve turbia, el niño muestra malestar a la luz e intenta tapar los ojos de la luz.
  • Entre 1 y 3 años: La córnea aumenta de tamaño y es común que los niños sean elogiados por sus ojos grandes.
  • A los 3 años: mismos signos y síntomas. Los ojos solo crecerán aumentando la presión hasta esta edad.

Otros síntomas pueden ser la secreción excesiva de lágrimas y los ojos rojos. Muchos de estos síntomas pueden pasar inadvertidos por los padres. Por lo tanto, es de gran importancia llevarlos los primeros días de vida y, a más tardar en las primeras 4 semanas, al oftalmólogo pediatra Mérida como la Dra. Eli Esparza para el examen diagnóstico y el tratamiento  temprano.

¿Cuál es la importancia del tamiz visual Mérida?

La prueba ocular es muy eficaz para el diagnóstico de glaucoma congénito. Es un examen simple y rápido, que dura aproximadamente tres minutos y se realiza hasta 30 días después del nacimiento. En la prueba, el médico coloca un rayo de luz en el ojo del bebé y observa el reflejo de las pupilas, al igual que las estructuras internas del ojo, como la retina.

En un niño con visión normal, el reflejo es de color rojizo, además de homogéneo y simétrico. Si el resultado es de otro color, o el médico tiene dudas sobre el diagnóstico, el oftalmólogo solicita nuevas pruebas y deriva al paciente a tratamiento. El examen ocular es muy importante porque, además de detectar el glaucoma congénito, también puede diagnosticar enfermedades como cataratas congénitas, infecciones, traumatismos, tumores y ceguera.

Debido a que es una enfermedad crónica, el glaucoma congénito no tiene cura, pero puede tratarse y controlarse. Cuando se confirma la patología, el oftalmólogo infantil en Mérida evalúa el mejor protocolo para el caso. Puede recetar gotas para los ojos para reducir la presión intraocular, realizar un procedimiento quirúrgico o implantar prótesis para drenar el líquido dentro del ojo.

La prevención es siempre la mejor medicina. Por lo tanto, asegúrese de hacerle la prueba temprana a su hijo, además de llevarlo al oftalmólogo ante la menor señal de problemas. El diagnóstico temprano aumenta las posibilidades de un tratamiento exitoso, asegurando que el niño tenga una mejor calidad de vida, sin perder la visión para desarrollarse libremente como cualquier otro infante de su edad.

El tamiz visual Mérida es de gran importancia para detectar de manera temprana en los recién nacidos el glaucoma congénito que puede generar ceguera sino es tratado a tiempo. La Dra. Eli Esparza es una oftalmóloga especialista en oftalmología pediátrica que atenderá a sus hijos de la manera adecuada desde el primer momento que nacen y durante todo su desarrollo infantil. Si desean una consulta con la doctora, pueden visitarla en el nuevo consultorio Av. Circuito Colonias, número 110 A local 2, Colonia México, Plaza Polanco 31.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.