¿La miopía puede ser controlada en los niños?

¿La miopía puede ser controlada en los niños?

La miopía es uno de los problemas visuales más comunes a nivel mundial. Se estima que una de cada dos personas la padece. De acuerdo con los oculistas en Mérida, los cambios miopes suelen ser frecuentes. Si no se hacen los controles correspondientes para mantener controlada esta afección, las enfermedades oculares graves podrían aumentar de manera considerable en edades tempranas.

El control de esta enfermedad es de vital importancia, ya que, la miopía por encima de los 6 grados aumenta el riesgo de cataratas y otras enfermedades como desprendimiento de retina, glaucoma y maculopatía miópica que se encuentran entre las principales causas de pérdida permanente de la visión. El uso de anteojos corrige la dificultad de la visión, pero no interrumpe la evolución del grado que es más intenso en la infancia y la adolescencia temprana.

Diversos estudios demuestran que la miopía se está volviendo más común entre los niños. Si bien no existe un vínculo directo comprobado, las investigaciones sugieren que los niños que pasan más tiempo en el interior haciendo actividades casi enfocadas (como trabajar con la computadora, videojuegos y leer) tienen tasas más altas de miopía que aquellos que pasan más tiempo al aire libre.

En los últimos años, los oftalmólogos para niños en Mérida han observado una mayor incidencia de la miopía en los niños entre los 6 y 14 años. En edad preescolar, puede afectar hasta el 5% de los niños, en otras edades hasta el 9% y en los adolescentes en un 30% aproximadamente. Además, los infantes tienen una mayor probabilidad de desarrollar miopía si alguno de sus padres la padece.

¿Cuáles son los síntomas de la miopía?

Irritación de los ojos

Uno de los síntomas más notorios son los ojos rojos y la comezón constante. El niño en un intento por “aclarar” la visión borrosa se va a frotar los ojos con gran frecuencia. Incluso sin picazón, la miopía puede generar que los ojos permanezcan rojos. Una vez más, el síntoma puede confundirse y lo que muchos piensan que es sueño o irritación natural de los ojos es en realidad un problema de visión.

Dolor de cabeza

Cuando el niño nota que no puede ver bien desde la distancia en la escuela, es común que intente hacer un mayor esfuerzo para mejorar su visión. Cerrar los ojos, fruncir el ceño e intentar aumentar la concentración al máximo son tareas que normalmente realizan quienes padecen este tipo de problemas. Como lo hacen de forma excesivamente prolongada, el resultado es que los niños miopes suelen volver a casa después de la escuela quejándose de dolor de cabeza.

¿Cuál es el tratamiento de la miopía por parte de los oculistas en Mérida?

Distintas investigaciones de todo el mundo muestran que se puede detener o contener la progresión de la miopía en los niños, pero cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor será el resultado. Es importante que se realicen los exámenes con frecuencia para evitar complicaciones en la visión. En caso de que se usen anteojos o lentes de contacto, deberán ser cambiados cada año.

Corrección con anteojos

No existe un método único para corregir la miopía. El tratamiento más adecuado para su hijo depende del caso y, principalmente, de su estilo de vida. Por lo general, usar anteojos o lentes de contacto es eficaz para corregir el problema. Ambos funcionan de forma similar: reorientan los rayos de luz para que se enfoquen en la retina, compensando la forma irregular de los ojos.

Hábitos saludables

Otra advertencia de los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán  a los padres es el abuso de las pantallas electrónicas. Esto se debe a que distintos estudios han demostrado que en la infancia, el exceso de tecnología y el esfuerzo visual cercano provocan la miopía acomodativa o síndrome de visión por computadora. Es una dificultad temporal para ver a distancia provocada por el estrés de la musculatura ciliar.

Si no se cambian los hábitos, puede provocar una miopía permanente. Por lo tanto, la recomendación para los niños es descansar de 15 a 30 minutos cada hora de uso de la computadora, videojuego u otro equipo. Igualmente, la alimentación correcta es de gran importancia para que el pequeño pueda tener una visión saludable.

Cuando el niño presente dolor de cabeza de manera constante, ojos irritados, comezón y dificultad para aprender en la escuela, es importante acudir a los oculistas en Mérida para que envíen el tratamiento oportuno que permita que los niños puedan tener una mejor calidad de vida y la miopía pueda ser controlada con el propósito de evitar otras afecciones. La Doctora Eli Esparza puede atender a los pequeños con el profesionalismo y dedicación que la caracterizan. Si desean más información, pueden llamar al 481 9244.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.