• Lun - Vie de 10:00 - 14:00 y 16:00- 20:00 pm

  • Sabados de 10:00 - 16:00 pm

  • Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2,Colonia México. Plaza Polanco 31

  • 999 4819244

¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

Los oftalmólogos en Mérida pueden tratar el glaucoma de manera satisfactoria si es descubierto a tiempo. Si aún no conocen esta enfermedad, el glaucoma es un problema donde ocurre un daño en el nervio óptico, cuando la presión es alta. Generalmente, se da en las edades adultas o como consecuencia de otras enfermedades como la diabetes, no obstante, los niños también pueden sufrir esta afección. Acudir al especialista desde recién nacido, niño, adolescente, joven, adulto y anciano es de gran importancia.

¿Qué es el glaucoma?

El aumento de la presión ocular conduce a la destrucción de los nervios y deriva en la pérdida de la visión, lo que, en casos avanzados, puede provocar ceguera. La causa de la presión ocular alta está en el sistema de drenaje del ojo, que no puede drenar el líquido (humor acuoso). El glaucoma es más común en los ancianos, pero puede ocurrir a cualquier edad. En los niños y los bebés, los síntomas son diferentes a los de los adultos.

El glaucoma infantil es una de las principales causas de ceguera infantil, resultando en el 20% de los casos. Cuando se descubre temprano, existe una gran posibilidad de tratamiento y reversión de la afección. Pero desafortunadamente, la mayoría de los padres dejan que los síntomas pasen desapercibidos, lo que finalmente resulta en ceguera total. Tan pronto aparezcan los primeros síntomas, es importante acudir a los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán.

De acuerdo con diversos estudios, al menos 1 bebe nace con glaucoma congénito por cada 10,000 bebés. Por eso es muy importante que los padres estén atentos a cada signo y síntoma diferente en la salud ocular, aunque sean difíciles de percibir. Es por eso por lo que hemos preparado este artículo para que conozcan la información más importante de esta enfermedad, los síntomas, causas y todas las acciones que les permitan evitar la ceguera y la pérdida de la visión.

¿Qué tipos de glaucoma existen en los infantes?

El glaucoma infantil se puede clasificar según la edad de su aparición: el glaucoma congénito aparece al nacer, el glaucoma infantil se presenta entre 1 y 24 meses y, a partir de los 3 años, se denomina glaucoma juvenil. Por lo tanto, los padres deben prestar mucha atención a cualquier cambio que puedan observar en los ojos de los niños. Llevar a su pequeño por lo menos una vez al oftalmólogo es la mejor medida de prevención y tratamiento oportuno.

¿Cuál es la incidencia de esta afección?

El glaucoma pediátrico es poco común y ocurre aproximadamente a una tasa de 1 de cada 10,000 nacimientos. Sin embargo, si un niño se ha sometido a una cirugía de cataratas o tiene ciertas enfermedades, aumenta la probabilidad de desarrollar glaucoma. En los casos en los que los niños han tenido intervenciones anteriores, es importante realizar un seguimiento con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cuáles son las causas del glaucoma infantil?

Su causa generalmente es hereditaria, estando relacionada en la mayoría de los casos con matrimonios entre familiares. El glaucoma es una enfermedad ocular que se produce al aumentar los niveles de presión intraocular. Esta presión causa un daño grave al nervio óptico, que es responsable de enviar la información del nervio al cerebro y, si no se controla rápidamente, compromete completamente la visión en cuestión de tiempo.

La presión se produce porque el espacio de drenaje del humor acuoso del ojo deja de realizar su función, provocando que el líquido se quede quieto, acumulado en el interior del ojo. Esta ocurrencia está relacionada con el 80% de los casos que ocurren normalmente en personas mayores de 40 años, pero también puede ocurrir en la infancia. Es esta acumulación de líquido la que genera la gran presión intraocular.

¿El glaucoma infantil puede ser hereditario?

El 10% de los casos de glaucoma congénito son hereditarios. Investigaciones recientes han identificado mutaciones en genes específicos. Por ello, cuando existen casos de glaucoma congénito en la familia, se recomienda el asesoramiento genético. También es aconsejable que tan pronto nazca el pequeño, se realicen consultas con los oftalmólogos para niños en Mérida por lo menos dos veces al año para llevar un control de la presión ocular.

Síntomas del glaucoma infantil

A pesar de que se consideran signos diagnósticos difíciles para los padres, es extremadamente importante estar al tanto de los cambios de comportamiento relacionados con la salud de nuestros hijos. Los signos de glaucoma infantil pueden comenzar a aparecer en los primeros meses de vida, incluso antes de que la visión del bebé esté completamente desarrollada. Si el glaucoma no se trata temprano, puede interrumpir permanentemente el desarrollo de la visión y llevar al bebé a una ceguera irreversible.

Un consejo valioso de un especialista en oftalmología infantil como la Dr. Eli Esparza es que los padres presten atención a las primeras fotos del bebé. Durante las fotos se dispara el flash y en la imagen la pupila de los ojos se pone roja, esta es la imagen considerada normal en los ojos. Pero cuando la imagen de los ojos es blanquecina o amarillenta puede ser un signo de la enfermedad y es bueno estar alerta y ver al pediatra.

El signo más común

El síntoma más común y obvio es el color de ojos. Normalmente, los bebés con glaucoma infantil pierden los ojos, dejando la córnea más opaca, blanquecina o azulada. Los síntomas posteriores están relacionados con lagrimeo excesivo, fotofobia e irritabilidad de los ojos. Otro factor relevante es la cuestión del tamaño de los ojos. Es importante no confundir el que un niño tenga los ojos grandes de acuerdo con su edad como un síntoma de glaucoma.

Los bebés y los niños con glaucoma tienden a tener un ojo más grande de lo que se considera normal para el grupo de edad y pueden percibirse con un mínimo de atención. Lo que puede ser un “encanto” para algunas personas, un niño con ojos grandes anormales para los ojos médicos puede ser un signo de glaucoma. Por lo tanto, si observa esto en su bebé, agende una cita con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Dependiendo de la edad y la cooperación del niño, a menudo es necesaria una evaluación con el niño anestesiado. Así, el médico podrá realizar una valoración completa y realizar pruebas más específicas para el diagnóstico de glaucoma. Los niños mayores cooperan mejor con el examen y pueden realizar otras pruebas más específicas. Aunque parezca complejo el examen, es un procedimiento sencillo e indoloro.

¿Cuál es el tratamiento que realizan los oftalmólogos en Mérida ?

El objetivo es disminuir la presión intraocular y la mayoría de los casos necesitan cirugía. En el procedimiento quirúrgico, el médico abre los canales de drenaje o crea una nueva vía para el paso del humor acuoso. Después de la cirugía, puede ser necesario utilizar gotas para los ojos que actúen sobre la presión intraocular. Sin embargo, si se descubre a tiempo, el tratamiento es con gotas para controlar la presión.

Pronóstico

A menudo, la mejor visión no depende solo del control de la presión ocular. Muchos niños con glaucoma desarrollan miopía y necesitan anteojos. Además, pueden producirse ambliopía (ojo vago) y estrabismo, que deben tratarse con oclusión y cirugía. El diagnóstico y tratamiento precoces, así como el seguimiento periódico son cruciales para obtener buenos resultados en el tiempo. La Dr. Eli Esparza es la oftalmóloga infantil que puede cuidar la salud de su hijo y tratarlo frente al glaucoma. Tan solo tienen que agendar su cita llamando al (999) 481 9244.

Categories:
¿Por qué son importantes los exámenes visuales en la infancia?

¿Por qué son importantes los exámenes visuales en la infancia?

Un examen a tiempo puede hacer la diferencia para sus hijos, al llevarlo con oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán se le realizará una evaluación ocular y se le podrá detectar si padece alguna afectación en sus ojos. Si bien es cierto, el médico general o familiar podrá detectar algún síntoma, esto de ninguna manera podrá ser sustituto de una consulta y examen realizado por los especialistas como lo es un oftalmólogo.

Dra. Eli Esparza, es un médico oftalmólogo, comprometida con la salud visual de sus pacientes, está a la vanguardia en los temas de oftalmología, y con el objetivo de dar trato amable y profesional. Se preparó en el Posgrado de Alta especialidad en Oftalmología pediátrica para ser un profesional con más experiencia en temas de desarrollo visual y enfermedades oculares. Como especialista en oftalmología, cuenta con gran experiencia en el tratamiento médico y quirúrgico de enfermedades de los adultos y niños.

Factores que considerar sobre los exámenes de la vista en la infancia

En la etapa del crecimiento los niños necesitan contar con una visión óptima para poder desarrollarse adecuadamente y no tener trabas en su aprendizaje. Asimismo, al realizar exámenes visuales en temprana edad está asegurando un futuro sano en la visión de su hijo, previniendo o detectando problemas importantes en su visión.

Por lo tanto, al ir con oftalmólogos para niños en Mérida, como la Dra. Eli Esparza, lo que se medirá es cómo es la agudeza visual a todas las distancias, cómo son las habilidades oculares, si son precisas, si está haciendo el trabajo visual de forma cómoda. Asimismo, evalúa si la movilidad ocular es adecuada, si su enfoque es bueno.

Ahora bien, no debe esperar mucho tiempo para realizar el primer examen visual a su hijo, de hecho, se recomienda que sus primeros exámenes se realicen apenas pasado los seis meses de vida. Después de eso, conforme vaya desarrollándose y creciendo el niño debe realizar más exámenes, esto pueden ser cumplidos los 3 años, así también cuando entre a la escuela primaria es otro buen momento para realizar otro examen.

Es importante que cuando el niño este en la etapa de desarrollo, pero también en la edad escolar básica se llevan a cabo varios exámenes durante se tiempo con el fin de asegurarse que todo marcha bien. Si por algún motivo se ha encontrada alguna afectación y el niño requiera de usar lentes, entonces será necesario que las visitas con el oftalmólogo pediatra Mérida sean más frecuentes, o según lo que su médico indique.

Los niños no tienen fascinación por los doctores, por lo tanto, cuando sea el día de la consulta, lo mejor será que el niño este pasando un buen día, tenga tranquilidad y esté feliz, de tal manera que se presente a la cita tranquilo, además que tenga conocimiento qué sucederá en la consulta. Es decir, si habrá exámenes o preguntas que lo tenga presente así no le tomará por sorpresa y podrá fluir más y participar en la consulta, lo que permite obtener mejores resultados.

Como padre igual es bueno que sepa que la consulta conlleva exámenes de visión, pruebas para precisar si es necesario que el niño use lentes, también será necesario hacer una evaluación sobre la salud optima de los ojos del niño, cuestiones hereditarias, entre otros factores.

Asimismo, dependiendo de cada especialista es posible que, con el fin de conocer un poco más la historia clínica del niño, pueda formular preguntas con respecto al embarazo, por ejemplo, si hubo algunos problemas al momento de está dando a luz. En este sentido, si bien el niño puede expresar lo que ve o siente, como padre también es muy importante la observación y en este caso además de comentar si su hijo fue prematuro, también es necesario que aclare si tiene algún problema de desarrollo motriz, si tiende a frotarse los ojos constantemente.

Igualmente, si parpadea con una frecuencia que considera fuera de lo normal, se le dificulta mantener un contacto visual con los demás o si ya se le ha realizado alguna otra prueba ocular que muestren algún resultado negativo, deben comentarlo con los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán.

Por otro lado, es igualmente importante que se realicen exámenes de la vista a su bebé, ya que la visión de un niño pequeño debe estar en tan buenas condiciones como la de una persona ya desarrollada. Podrá realizar distinción de tonos, enfocar adecuadamente y aumentará su atención a todas las actividades que lleve a cabo.

Los médicos constatan que las pupilas del pequeño funcionen de forma precisa, ya sea que haya luz o no. También se verificarán que los ojos del bebé tengan la capacidad de poder fijar su mirada en un objetivo y lo pueda seguir, de hecho, esta capacidad la tienen al poco tiempo después de haber nacido.

Los exámenes visuales del niño pueden realizarse y estos no necesitan saber leer, ya sabemos que esta la prueba para poder distinguir las letras pequeñas de las grandes, pero cuando se trata de un niño que aún no sabe leer existen exámenes que pueden realizarse de igual manera para poder determinar su salud ocular. Sus exámenes cambian las letras por imagen que ellos pueden identificar, como frutas o figuras geométricas.

Otra de las pruebas se llama retinoscopia y tiene el objetivo de poder determinar si el niño padece catarata congénita y quizá algunos problemas de refracción. Para poder diagnosticarlo, esta prueba tiene la finalidad de poder observar el reflejo en la retina.

También es necesario determinar si se padece de miopía, hipermetropía o astigmatismo, los cuales suelen ser un lugar común entre la población infantil en edad escolar.

Ahora ya sabe, ya sea que su hijo sea un bebé o un niño en edad escolar, no importa, la realización de exámenes es igual de crucial para comprobar que su desarrollo visual es bueno, así como la prevención o pronta intervención en caso de que saliera con alguna afectación. Por eso debe llevarlo con oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán, como la Dra. Eli Esparza. Para agendar cita llamé al teléfono (999) 481 9244, si tiene alguna emergencia pude marcar el teléfono (999) 357 1910.

Categories:
3 Razones para llevar a los niños a consulta oftalmológica

3 Razones para llevar a los niños a consulta oftalmológica

Los oftalmólogos pediatras en Mérida coinciden en que el ojo es un órgano que se encuentra en constante desarrollo durante la infancia, lo que significa que, en los primeros días de vida, los ojos están inmaduros, adquiriendo competencias visuales a medida que pasa el tiempo; es por ello que se recomienda acudir a consulta regular, porque, si hay algún problema, lo ideal es tratarlo pronto, de manera que se pueda asegurar la calidad de vida de los pacientes.

A pesar de que hay un sinnúmero de patologías refractivas que pueden ser diagnosticadas y atacadas en fases tempranas, hoy queremos compartirles algunas de las más frecuentes:

  • Miopía. Se trata de una dificultad para ver de lejos y que suele manifestarse a partir de los 10 años, aunque también puede ocurrir en etapas precoces. Una señal de miopía en los niños puede ser que se quejen de que no pueden leer la pizarra con facilidad, que tiendan a acercarse mucho a los libros, a fin de distinguir las letras con claridad; o que vean la televisión o el ordenador demasiado cerca.
  • Hipermetropía. Los oftalmólogos para niños en Mérida identifican la hipermetropía como la dificultad para ver las cosas de cerca, y los pequeños suelen presentar dolores de cabeza al leer, por lo que hay ocasiones en las que pueden sufrir una baja significativa en sus calificaciones escolares.
  • Se produce cuando la curvatura de la córnea no es regular, lo que provoca una seria distorsión de las imágenes; de hecho, algunos síntomas relacionados incluyen dolores de cabeza, fatiga ocular, dificultad para leer, tanto de cerca como de lejos; y cansancio.

Si estas condiciones de salud ocular no se detectan a tiempo, es posible que sus hijos presenten más problemas asociados con las funciones visuales, además de ciertas complicaciones, a lo largo de sus vidas. A propósito de esto, la doctora Elizabeth Esparza, una de las mejores oculistas en Mérida, recomienda que lleven a sus niños a consulta con el oftalmólogo pediatra desde los primeros meses tras el nacimiento, a fin de prevenir complicaciones, porque, el riesgo de no tratar un vicio refractivo o una desviación es que aparezca la ambliopía, también conocida como ojo flojo, que es la falta de desarrollo de la visión, y que ha incidido en el 4 por ciento de la población infantil.

La doctora Elizabeth Esparza sabe que sus hijos son su mayor tesoro, por eso aconseja que sean responsables con las visitas al oftalmólogo. Para conocer más acerca de sus servicios, los invitamos cordialmente a que exploren su sitio web.

Categories:
4 Señales de problemas de visión en los niños

4 Señales de problemas de visión en los niños

¿Buscan oftalmólogos en Mérida Yucatán que les brinden una atención de calidad, que asegure el bienestar de sus hijos? Entonces la doctora Elizabeth Esparza es su mejor opción, porque es una especialista altamente calificada y con la experiencia requerida para ofrecerles una asesoría amable y un trato humano. La salud ocular es una parte fundamental del sano desarrollo de los niños. A medida que la visión se desarrolla, un fenómeno que alcanza su madurez a los 8 o 9 años de edad, es importante que se preocupen por llevar a sus niños a consulta con cierta regularidad, de manera que se logre detectar cualquier anomalía en etapas tempranas.

Leer Más

Categories:
¿Cómo detectar a tiempo los problemas de visión en los niños?

¿Cómo detectar a tiempo los problemas de visión en los niños?

La gama de problemas visuales que puede impedir un correcto desarrollo en los niños es abismal. Por regla general, al nacer se practica un examen visual por parte de oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán, con la finalidad de comprobar que no existan afecciones congénitas, cataratas, problemas estructurales o infecciones en los ojos, como conjuntivitis; sin embargo, es más adelante cuando se evalúa la visión de los niños por medio de pruebas específicas. A medida que sus hijos crecen, conviene que permanezcan muy atentos a cualquier signo de problemas.

Leer Más

Categories: