• Lun - Vie de 10:00 - 14:00 y 16:00- 20:00 pm

  • Sabados de 10:00 - 16:00 pm

  • Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2,Colonia México. Plaza Polanco 31

  • 999 4819244

Señales de que necesita acudir al oftalmólogo

Señales de que necesita acudir al oftalmólogo

La vista es un sentido muy importante para los seres humanos. Mediante esta las personas pueden reconocer y relacionarse con su entorno de manera gráfica.

Si bien el estilo de vida contemporáneo está mediado por la tecnología hace mucho, en la actualidad gracias a la crisis sanitaria el uso de esta se ha hecho más patente. Ante la necesidad de trabajar y estudiar en casa, la cantidad de tiempo que se pasan pegados a las pantallas de móviles, televisores y computadores; ha aumentado considerablemente.

Es posible que debido a esta situación ustedes hayan empezado a presentar dolores o dificultades que creen pueden estar relacionados con la vista, es entonces cuando se hace necesario visitar oftalmólogos en Mérida que puedan determinar un tratamiento para sus padecimientos.  

Dolores de cabeza

Este es un síntoma común cuando se está empezando a padecer problemas oculares. Se le llama migraña ocular y puede aparecer acompañada de mareos, visión borrosa y aparición de líneas en la visual.

Estos dolores pueden ser demasiado molestos, pero también es posible que pasen desapercibidos, atribuyéndose a otras condiciones como el estrés. Por tal motivo, se recomienda que visite a su médico de cabecera para descartar otras posibles patologías. Si no existe una enfermedad causante es probable que necesite acudir a oftalmólogos en Mérida para recibir atención en posibles problemas oculares.

Visión borrosa

Una visión saludable no tiene por qué distorsionarse ni presentar destellos, por ejemplo. Si se han percatado de que con los días se le dificulta ver a distancias, lejanas o cercanas, que antes no; es probable que deba acudir cuanto antes a oftalmólogos en Mérida. Tengan en cuenta que las enfermedades oculares son progresivas, su pronta atención puede resultar en una mejoría significativa de los resultados.

Ardor o picazón en los ojos

Cuando están frente a las pantallas se ha comprobado que las personas pueden dejar de parpadear por periodos de 30 segundos o más. La exposición continua que emiten los aparatos tecnológicos puede llegar a ser muy perjudicial para la vista.

Lo más común es que después de mucho tiempo frente a las pantallas las personas experimenten una sensación de ardor o comezón que los lleve a rascarse los ojos. Esto es muy peligroso, pues en las manos hay gran número de bacterias que pueden ingresar al ojo generando infecciones. También rascarse continuamente los ojos puede generar problemas en la retina que aumenten la degeneración en la vista, especialmente si usan anteojos.

Es posible que ante esta situación requieran una revisión de oculistas en Mérida, pues derivado del problema pueden encontrarse con síntomas como aparición de vasos rojos en los ojos.

Sensación de cansancio durante el día

Si percibe una reducción considerable de su energía durante el día pese a dormir las horas de costumbre, es posible que su visión se haya desgastado. Los ojos están en constante actividad cuando están despiertos. El cansancio puede ser una señal de que sus ojos están realizando un esfuerzo por encima de lo normal para que puedan ver en las condiciones acostumbradas.

Consejos útiles

Si han llegado hasta aquí es porque probablemente se sienten identificados con al menos uno de los problemas anteriormente descritos. De ser así, les recomendamos acudir a oftalmólogos en Mérida para que puedan descubrir y tratar su patología a tiempo.

Sin embargo, hay algunos consejos que les pueden ayudar en su día a día para prevenir estas situaciones si les es indispensable pasar tiempo frente a las pantallas.

●      Haga pausas

Si necesitan o quieren pasar mucho tiempo frente a las pantallas, lo mejor que pueden hacer es descansar cinco minutos cada 30 que estén frente al ordenador. En sus minutos de descanso pueden mirar por una ventana o balcón, tratando de observar lo más lejos que puedan. Esto ayudará a los ojos a tener un descanso de tanta luz artificial.

●      ¡Por favor use sus anteojos!

Si les han recetado anteojos es indispensable que los usen. No vale la pena sacrificar su visión por motivos estéticos, si este es el problema tengan en cuenta que existen distintos tipos de montura que se pueden ajustar al estilo de cada uno; también hay alternativas como los lentes de contacto.

Si no los usa por motivo de mala memoria, lo mejor que puede hacer es ubicar sus anteojos en un lugar visible, donde les sea imposible que pasen desapercibidos. En su escritorio o zona de trabajo, por ejemplo.

●      Duerma lo suficiente

Al igual que cualquier parte del cuerpo humano, los ojos necesitan descansar. Sí, durante algunas fases del sueño estos presentan mucho movimiento, pero no se trata de la misma actividad que realizarán en el día cuando se encuentren despiertos. Es por ello que un descanso adecuado puede servirles para mantener sus ojos en las mejores condiciones.

No le den largas a su salud visual y realícense un examen de vista cuanto antes. La doctora Eli Esparza es una profesional comprometida con la salud visual integral de sus pacientes. Si identifican estos síntomas en sus hijos, recuerden que somos oftalmólogos para niños en Mérida especializados.

Sígannos en nuestras redes sociales donde encontrarán más información que puede ser de su interés. También pueden llamarnos al 4819244 para agendar sus citas. Nos encontramos en la Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2, Colonia México, Plaza Polanco 31.

Categories:
¿Cuáles son las enfermedades oculares más comunes en los niños?

¿Cuáles son las enfermedades oculares más comunes en los niños?

Las patologías oculares en la infancia son muy comunes y se trata de trastornos visuales que suceden antes de la maduración. La salud ocular de los niños debe estar en mano de los adultos, quienes tienen la obligación de llevarlos con los oftalmólogos en Mérida para realizar revisiones para descartar que exista algún problema de la vista y haya un diagnóstico de forma precoz que permita brindar el tratamiento adecuado para que el niño logre recuperar su vista de forma completa y así desarrolle su vida de manera normal.

En ocasiones resulta difícil decidir el momento adecuado en el que se tiene que llevar a los niños con el oftalmólogo para que los revise y se descarten problemas oculares. Desde que nace el bebé debe ser revisado por un especialista en el ramo para descartar problemas congénitos y de no tenerlos, entonces debe acudir una vez más entre los tres y cinco años para descartar problemas pediátricos. Los problemas oculares de los niños se pueden diagnosticar y revertir antes de que se vuelvan permanentes. Existen algunos padecimientos que son muy comunes en los niños pero que, de detectarse a tiempo, son completamente tratables.

Ambliopía

La ambliopía implica que el paciente tiene una mala visión en uno de los dos ojos debido a que no ha desarrollado su visión normal durante los primeros meses de vida. Esto es lo que se conoce como ojo perezoso y se presenta cuando la agudeza visual es mejor en un ojo que en el otro. En estos casos, un oftalmólogo debe revisar al pequeño para que se diagnostique el problema y se inicie el tratamiento lo antes posible y recuperar su visión. Después de los 9 años es más complicado tratar la enfermedad y se presentará agudeza visual disminuida en el ojo afectado.

Los signos y síntomas de alerta que debe tener en cuenta un padre y que son indicadores de que hay que visitar a un oftalmólogo infantil en Mérida son los ojos desalineados, que el niño entrecierra un ojo, constantes tropiezos con objetos, inclinación constante de la cabeza y visión doble. Si se detecta a tiempo, este padecimiento se trata fácilmente con el uso de lentes y de parches oculares.

Astigmatismo

El astigmatismo es un error de refracción en el que los objetos se ven borrosos de cerca y de lejos. Esto se debe a que existe una curvatura desigual en la córnea o el cristalino, lo que evita que los rayos de luz que entran al ojo se enfoquen en un solo punto de la retina, ocasionando una visión borrosa. Generalmente este padecimiento es detectado por el oftalmólogo cuando realiza la revisión de rutina del menor y por ello su detección sólo es posible si los padres se mantienen al pendiente de la salud ocular de su hijo.

El astigmatismo, por lo general, puede presentarse con miopía (visión corta) o hipermetropía (visión de lejos). En ambos casos, es muy importante que estén atentos a sus hijos para detectar si tienen que entrecerrar los ojos para poder enfocar un objeto que se encuentra lejos. Como hemos mencionado, la salud ocular de los niños depende en gran medida de sus padres que son quienes deben mantenerse al tanto de cómo se comportan.

Estrabismo u ojo bizco

El estrabismo se debe principalmente a la desalineación de los ojos del pequeño, lo que genera que perciba dos imágenes de un mismo objeto. El estrabismo puede ser horizontal o vertical, lo que dependerá de qué músculos extraoculares están afectados. El estrabismo es provocado por distintas causas, razón por la que los oftalmólogos en Mérida deben realizar un examen de la vista en el momento en que el niño comienza a presentar los primeros síntomas.

En este caso los síntomas son muy evidentes, pues los padres comenzarán a notar que el niño tiene un ojito desviado. Es importante que los padres mantengan una observación constante, ya que en ocasiones se dan cuenta cuando ya se encuentra avanzado el estrabismo. El tratamiento puede incluir prismas, cirugía para el estrabismo e inyecciones de bótox, aunque el tratamiento dependerá de las determinaciones que tomen los oftalmólogos para niños en Mérida.

Miopía

La miopía o visión corta es también un error de refracción en el que el paciente ve los objetos cercanos con claridad, pero los objetos distantes los ve borrosos. El error se produce cuando el ojo no refracta debidamente la luz, lo que genera imágenes poco claras. Es posible que la miopía alta en niños provoque ojo perezoso (ambliopía), por lo que los padres se deben mantener pendientes para evitar que haya mayores afectaciones en los ojos.

En este punto ya saben cuáles son los problemas oculares más frecuentes en los niños, por lo que si notan algún síntoma como los que hemos descrito, es importante que acudan a la Clínica de Oftalmología Infantil de la Dra. Eli Esparza, donde les podremos ayudar a que sus niños traten los problemas de la vista. Contamos con un equipo de profesionales altamente experimentados que ofrecerán los mejores tratamientos.

La Dra. Eli Esparza cuenta con una amplia experiencia que la respalda como la mejor opción que existe en el ramo, es considerada como uno de los oftalmólogos en Mérida mejor preparados que existen y por ello ha logrado que miles y miles de niños recuperen su salud visual. En caso de que quieran agendar una cita de valoración, les recomendamos comunicarse por medio de nuestro correo electrónico eliesparza.aguiar@gmail.com o bien nos pueden visitar directamente en nuestro consultorio, ubicado en iOptics, Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2, entre 26 y 28 Colonia México. Plaza Polanco 31.

Categories:
¿Cuándo una catarata pediátrica o congénita requiere de una cirugía?

¿Cuándo una catarata pediátrica o congénita requiere de una cirugía?

Muchas personas suelen pensar que las cataratas es un mal que solo afecta a personas de edad avanzada, pero los niños también pueden sufrirlas. La catarata infantil suele ser denominada una catarata congénita que provoca la opacidad del lente natural del ojo que está presente al nacer. Dependiendo de la densidad y la ubicación de la opacidad es como los oftalmólogos determinan si es necesaria una operación de cataratas en Mérida, que permitirá el desarrollo normal de la visión del niño y prevenir la ceguera.

Hay que aclarar que en los adultos mayores las cataratas aparecen muchos años después del desarrollo correcto de la visión, por lo que, tras eliminar la catarata con una cirugía, en muchos casos las personas logran recuperar la visión. Debido a que en los niños la visión aún está en desarrollo, si una catarata infantil no es tratada a tiempo, se pueden presentar problemas de la vista a largo plazo. Por esta razón, la detección y el temprano tratamiento de las cataratas previene la pérdida de la visión permanente en los niños, lo cual es importante para que tengan una buena calidad de vida.

Algunas cataratas en los niños solo suelen afectar una pequeña parte del lente o del ojo y no interfieren con la visión, por lo que no se justifica una cirugía; no obstante, hay casos más complicados en donde un procedimiento quirúrgico es necesario si se quieren evitar problemas en el largo plazo.

¿Cuándo es necesaria una cirugía de cataratas?

Las opiniones de los oftalmólogos pediatras en Mérida, Yucatán, suelen variar y por ello no se sabe de manera exacta cuándo se debe realizar una cirugía para corregir el problema de cataratas congénitas; no obstante, expertos señalan que el momento óptimo para realizar la intervención es entre las seis semanas y tres meses, ya que en esta etapa se podrán evitar mayores complicaciones en el bebé.

Los ojos de los bebés apenas se están desarrollando y esto implicaría que los efectos positivos que tendría al someterse a la cirugía serían más que los negativos. Una vez que los oftalmólogos han retirado la catarata, es de vital importancia que el ojo del bebé se corrija con un lente intraocular, implantado quirúrgicamente, aunque también se puede corregir con gafas; sin embargo, hay que decir que es muy complicado que los bebés utilicen este tipo de artefactos sin quitárselos o romperlos.

Si no se realiza una corrección de la vista luego de haber sometido al bebé a la cirugía, el ojo tendrá una visión deficiente y esto impedirá el correcto desarrollo de la visión infantil. Será el oftalmólogo quien determinará qué tipo de lentes deberá usar el bebé luego de la operación de cataratas en Mérida, pero en todos los casos, recibirán capacitación e instrucciones personales para mantenerlos.

¿Cuál es la principal causa de las cataratas congénitas?

Las cataratas congénitas ocurren en bebés recién nacidos y las razones de su aparición son muchas, entre ellas las tendencias hereditarias, los problemas metabólicos, diabetes por parte de la madre, reacciones adversas a medicamentos o infecciones.

Las cataratas se presentan también si la madre del menor desarrolla alguna infección durante el embarazo como sarampión o varicela, herpes, influenza, etc. Niños con edades un poco más avanzadas también desarrollan cataratas, que son denominadas por los oftalmólogos para niños en Mérida como cataratas pediátricas. La mayor causa de la aparición de este padecimiento en niños es como consecuencia de algún golpe que haya sufrido; se estima que el 40% de los casos de cataratas pediátricas son consecuencia de un traumatismo en el ojo.

Las cataratas pediátricas o congénitas son un tema complejo de tratar y por esta razón es importante que, si tienen alguna duda o inquietud sobre la cirugía o el padecimiento en sí mismo, asegúrense de comentarlo con el oftalmólogo para que pueda esclarecer todas las inquietudes. Recuerden que lo más importante es que acudan con un especialista que les brinde la confianza para poner en sus manos la salud de sus hijos.

Si su hijo tiene este problema, les recomendamos que acudan a la Clínica de Oftalmología Infantil de la Dra. Eli Esparza, donde contamos con un equipo ampliamente preparado y experimentado que podrán ayudar a que su hijo recupere su visión y con ello su calidad de vida. Las visitas de prevención al oftalmólogo son importantes para evitar afectaciones más graves que les afecten en el largo plazo.

La Dra. Eli Esparza cuenta con una amplia experiencia que la respalda como la mejor opción que existe para realizar una operación de cataratas en Mérida. Si quieren conocer más detalles respecto al procedimiento o quieren agendar una cita para que les brinden el diagnóstico de qué enfermedad ocular tiene su pequeño, lo mejor será que nos escriban al correo electrónico eliesparza.aguiar@gmail.com o bien nos pueden visitar directamente en nuestro consultorio, ubicado en iOptics, Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2, entre 26 y 28, Colonia México, Plaza Polanco 31.

Categories:
¿En qué momento debo llevar a mis hijos al oftalmólogo?

¿En qué momento debo llevar a mis hijos al oftalmólogo?

Cuando se trata de los más pequeños del hogar, es muy importante la prevención, ya que ninguna medida sobra para cuidarlos, protegerlos y ayudarles a tener un mejor desarrollo. La salud ocular es muy importante y por ello las visitas periódicas con oftalmólogos pediatras en Mérida, Yucatán, son indispensables porque ellos podrán detectar si los pequeños presentan algún problema de vista, pero además ayudarán a prevenir que se puedan presentar problemas.

Es importante que los padres de familia se mantengan al pendiente de los niños y observarlos para determinar si existe alguna anormalidad o dificultad en sus movimientos, ya que esto se puede traducir en alteraciones en los ojos, que generalmente son muy sencillas de tratar en los niños e incluso corregibles si son detectadas a tiempo.

¿Ante qué síntomas deben estar alerta los padres de familia?

Uno de los síntomas que son muy notorios y que dejan ver que los pequeños tienen que ir con un oftalmólogo infantil en Mérida es que tengan mucho parpadeo o que se quejen de que no ven bien; si se observa que tuercen mucho los ojos o que guiñan mucho, son dos señales que indican que los pequeños están teniendo problemas de la vista y es necesario acudir con un especialista. Es común que los niños requieren lentes para poder ver bien y si los usan a tiempo, seguramente el problema se podrá corregir en la medida de lo posible.

¿A partir de qué edad se puede detectar algún problema?

Los problemas de la vista se detectan prácticamente desde que el niño nace, ya que hay lesiones que se ven desde el nacimiento, como es el caso de una catarata congénita, una alteración en la córnea, un déficit en la formación del globo ocular o asimetrías faciales que puedan impedir que un pequeño pueda ver bien.

Si al realizar el primer examen de la vista en el nacimiento no se detecta ningún problema, entonces las primeras revisiones deben hacerse a partir de los 4 a 5 años, porque a esa edad los pequeños identifican las letras o dibujos; además ya saben decirlas, lo que facilita la detección de un padecimiento visual que esté afectando la calidad de vida de los menores.

¿Cuáles son los principales problemas oculares que pueden presentar los niños?

La causa más frecuente por la que los padres de familia acuden con oftalmólogos pediatras en Mérida, Yucatán es porque los pequeños presentan defectos de graduación, que es denominada como ametropía, problema que hace que los niños no enfoquen bien en la retina y tengan una visión borrosa. Si esto no se trata a tiempo, se puede producir uno de los padecimientos más terribles en la oftalmología pediátrica: la ambliopía, la no formación de la visión en uno de los ojos, lo que hará que los pequeños pierdan su capacidad para ver de forma correcta.

Otra causa muy común por la que suelen acudir con especialistas en oftalmología es por los estrabismos, que son un déficit o alteración en la alineación de los ojos. Los ojos tienen que estar paralelos para tener un correcto enfoque en el mismo objeto sin que se distorsione. Si pierden el paralelismo, los niños perderán la capacidad de enfocar y la capacidad de desarrollar la agudeza visual; por ende, se producirá un déficit visual y ojo desviado.

Otra causa frecuente por la que los padres llevan a sus hijos con los oftalmólogos para niños en Mérida es porque presentan alteraciones en la forma de los ojos, es decir que se tiene un párpado más abajo que otro o no está igual formado que el otro, pero también se puede presentar el caso en el que cada ojo tiene un color distinto en la pupila. En la mayoría de los casos que se presentan se trata de asimetrías, que pueden corregirse si se detectan a tiempo.

¿Cómo explicar a los niños que van a tener que utilizar lentes?

Es importante explicar a los niños que utilizarán gafas porque tienen un problema de vista y que, de no utilizarlas, no podrán ver bien. Si a un niño se le colocan las gafas y se percata que con ellas puede ver mejor, no tendrá la menor duda de utilizarlas, pero es importante que sea consciente que el uso de estos artefactos no es nada malo y que, si se intentan burlar de él, lo primero que debe hacer es no sentirse mal y posteriormente informar a un adulto de este acto de acoso para que se haga conciencia en los menores sobre el uso de gafas.

Por último, es importante que, si van a llevar a sus hijos con oftalmólogos pediatras en Mérida, Yucatán, es necesario que lo hagan con profesionales que garanticen la correcta atención a sus pequeños, como es el caso de Clínica de Oftalmología Infantil de la Dra. Eli Esparza, donde contamos con un equipo de especialistas que ayudarán a sus pequeños a resolver su problema de la vista.

La Dra. Eli Esparza es una especialista comprometida con la salud de todos sus pacientes, por lo que siempre se mantienen a la vanguardia en los temas oftalmológicos, todo ello sin dejar de lado el trato amable y profesional. Si quieren agendar una cita, escriban al correo electrónico eliesparza.aguiar@gmail.com o bien nos pueden visitar directamente en nuestro consultorio, ubicado en iOptics, Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2, entre 26 y 28 Colonia México. Plaza Polanco 31.

Categories:
¿La miopía puede ser controlada en los niños?

¿La miopía puede ser controlada en los niños?

La miopía es uno de los problemas visuales más comunes a nivel mundial. Se estima que una de cada dos personas la padece. De acuerdo con los oculistas en Mérida, los cambios miopes suelen ser frecuentes. Si no se hacen los controles correspondientes para mantener controlada esta afección, las enfermedades oculares graves podrían aumentar de manera considerable en edades tempranas.

El control de esta enfermedad es de vital importancia, ya que, la miopía por encima de los 6 grados aumenta el riesgo de cataratas y otras enfermedades como desprendimiento de retina, glaucoma y maculopatía miópica que se encuentran entre las principales causas de pérdida permanente de la visión. El uso de anteojos corrige la dificultad de la visión, pero no interrumpe la evolución del grado que es más intenso en la infancia y la adolescencia temprana.

Diversos estudios demuestran que la miopía se está volviendo más común entre los niños. Si bien no existe un vínculo directo comprobado, las investigaciones sugieren que los niños que pasan más tiempo en el interior haciendo actividades casi enfocadas (como trabajar con la computadora, videojuegos y leer) tienen tasas más altas de miopía que aquellos que pasan más tiempo al aire libre.

En los últimos años, los oftalmólogos para niños en Mérida han observado una mayor incidencia de la miopía en los niños entre los 6 y 14 años. En edad preescolar, puede afectar hasta el 5% de los niños, en otras edades hasta el 9% y en los adolescentes en un 30% aproximadamente. Además, los infantes tienen una mayor probabilidad de desarrollar miopía si alguno de sus padres la padece.

¿Cuáles son los síntomas de la miopía?

Irritación de los ojos

Uno de los síntomas más notorios son los ojos rojos y la comezón constante. El niño en un intento por “aclarar” la visión borrosa se va a frotar los ojos con gran frecuencia. Incluso sin picazón, la miopía puede generar que los ojos permanezcan rojos. Una vez más, el síntoma puede confundirse y lo que muchos piensan que es sueño o irritación natural de los ojos es en realidad un problema de visión.

Dolor de cabeza

Cuando el niño nota que no puede ver bien desde la distancia en la escuela, es común que intente hacer un mayor esfuerzo para mejorar su visión. Cerrar los ojos, fruncir el ceño e intentar aumentar la concentración al máximo son tareas que normalmente realizan quienes padecen este tipo de problemas. Como lo hacen de forma excesivamente prolongada, el resultado es que los niños miopes suelen volver a casa después de la escuela quejándose de dolor de cabeza.

¿Cuál es el tratamiento de la miopía por parte de los oculistas en Mérida?

Distintas investigaciones de todo el mundo muestran que se puede detener o contener la progresión de la miopía en los niños, pero cuanto antes se inicie el tratamiento, mejor será el resultado. Es importante que se realicen los exámenes con frecuencia para evitar complicaciones en la visión. En caso de que se usen anteojos o lentes de contacto, deberán ser cambiados cada año.

Corrección con anteojos

No existe un método único para corregir la miopía. El tratamiento más adecuado para su hijo depende del caso y, principalmente, de su estilo de vida. Por lo general, usar anteojos o lentes de contacto es eficaz para corregir el problema. Ambos funcionan de forma similar: reorientan los rayos de luz para que se enfoquen en la retina, compensando la forma irregular de los ojos.

Hábitos saludables

Otra advertencia de los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán  a los padres es el abuso de las pantallas electrónicas. Esto se debe a que distintos estudios han demostrado que en la infancia, el exceso de tecnología y el esfuerzo visual cercano provocan la miopía acomodativa o síndrome de visión por computadora. Es una dificultad temporal para ver a distancia provocada por el estrés de la musculatura ciliar.

Si no se cambian los hábitos, puede provocar una miopía permanente. Por lo tanto, la recomendación para los niños es descansar de 15 a 30 minutos cada hora de uso de la computadora, videojuego u otro equipo. Igualmente, la alimentación correcta es de gran importancia para que el pequeño pueda tener una visión saludable.

Cuando el niño presente dolor de cabeza de manera constante, ojos irritados, comezón y dificultad para aprender en la escuela, es importante acudir a los oculistas en Mérida para que envíen el tratamiento oportuno que permita que los niños puedan tener una mejor calidad de vida y la miopía pueda ser controlada con el propósito de evitar otras afecciones. La Doctora Eli Esparza puede atender a los pequeños con el profesionalismo y dedicación que la caracterizan. Si desean más información, pueden llamar al 481 9244.

Categories:
¿Por qué es importante realizar el tamiz visual en los más pequeños?

¿Por qué es importante realizar el tamiz visual en los más pequeños?

El tamiz visual Mérida debe ser realizado en los recién nacidos y máximo en las 4 primeras semanas de vida para detectar cualquier anomalía. La discapacidad visual en la infancia afecta el proceso de aprendizaje y la integridad física y psicológica, siendo fundamental su prevención e identificación precoces. Con los conocimientos médicos actuales, al menos el 60% de las causas de ceguera y discapacidad visual grave en los niños se pueden prevenir o tratar.

Muchos padres saben sobre los exámenes optométricos que se llevan a cabo cuando los niños están más grandes, pero ignoran que este examen tiene una gran importancia porque permite la detección precoz de enfermedades que comprometen el eje visual, como cataratas congénitas, glaucoma congénito, malformaciones y tumor intraocular. Además, durante el examen, es posible diagnosticar el trauma del nacimiento, la hemorragia, la inflamación y las infecciones.

¿Por qué es importante realizar el tamiz visual Mérida?

Este examen permite la detección temprana de una variedad de enfermedades oculares neonatales para su respectivo tratamiento. La mayoría de las afecciones oculares tienen tratamiento y un buen diagnóstico si son tratadas a tiempo (en las 6 primeras semanas de vida). Entre más temprano se diagnostique cualquier anomalía, las probabilidades de un tratamiento exitoso serán mayores para que el pequeño pueda tener una buena calidad de vida.

¿En qué consiste este examen?

Es un examen sencillo, indoloro y rápido, que debe ser realizado por un oftalmólogo infantil en Mérida, en los primeros días de vida del bebé o antes del alta hospitalaria. Puede repetirse en cada visita oftalmológica, ya que algunas enfermedades oculares aparecen más tarde. El reflejo rojo se verifica cuando una luz incide en la pupila. En primer lugar, se examinan todas las estructuras externas.

También se inspecciona el segmento anterior de los ojos y los párpados. En ocasiones es necesario dilatar las pupilas, utilizando gotas de colirio, para facilitar la valoración del reflejo pupilar y del interior del ojo. Con estas gotas es posible realizar una exploración adecuada de las partes más internas como el cristalino, retina, mácula y el nervio óptico para detectar cualquier afección.

El tamiz visual Mérida evalúa:

  • La visión
  • La integridad de los párpados y la vía lagrimal
  • Los movimientos oculares
  • El adecuado funcionamiento de las pupilas
  • Medición de la presión intraocular
  • Examen con microscopio de los ojos
  • Examen de fondo del ojo
  • La graduación que necesita el niño

¿Qué enfermedades oculares pueden presentar los bebés?

Muchas de las afecciones asociadas con la ceguera infantil son causas de mortalidad infantil (nacimiento prematuro, sarampión, síndrome de rubéola congénita, deficiencia de vitamina A y meningitis). Se estima que hay 1.4 millones de niños ciegos en el mundo y un niño ciego tiene muchos años de ceguera por delante. Aproximadamente el 50% y el 60% de las causas de ceguera infantil en México son prevenibles (rubéola, toxoplasmosis) o tratables (cataratas, glaucoma, retinopatía del prematuro).

Las cataratas congénitas son la causa más común de ceguera infantil prevenible en todo el mundo. Aproximadamente el 40% de las cataratas congénitas en México son secundarias a la rubéola. El diagnóstico precoz por parte de los oftalmólogos para niños en Mérida es importante porque implica la necesidad de tratamiento quirúrgico y corrección visual lo antes posible, a menudo con estimulación visual.

El glaucoma congénito ocurre en aproximadamente uno de cada diez mil nacidos vivos, es una enfermedad rara, caracterizada por un aumento de la presión intraocular en niños con malformaciones oculares. En aproximadamente el 30% de los casos, al nacer, se producen cambios en el segmento anterior del globo ocular que pueden atraer la atención de la familia y del neonatólogo.

La retinopatía del prematuro se encuentra entre las principales causas de ceguera infantil, tanto en los países desarrollados como en desarrollo. Los recursos tecnológicos y la mejora de la atención neonatal permiten la supervivencia de muchos recién nacidos de bajo peso al nacer y prematuros, quienes constituyen el principal grupo de riesgo para la ocurrencia de la enfermedad y sus complicaciones.

El retinoblastoma es el tumor intraocular de mayor frecuencia en la niñez. Puede ser hereditario. Ocurre en aproximadamente uno de cada quince mil nacidos vivos y esta incidencia varía según el nivel de desarrollo de la región, siendo mayor en los países desarrollados debido a la mayor supervivencia de los bebés con retinoblastoma, quienes pueden transmitir los genes a sus descendientes.

La visión se desarrolla en un 90% durante los primeros dos años de vida. Por tanto, es durante esta fase que el niño aprende a fijar, a mover los ojos juntos y a percibir la profundidad. Todos y cada uno de los cambios durante esta fase que no se hayan corregido pueden provocar problemas de visión por el resto de su vida. Además, el desarrollo motor del niño durante el primer año de vida está directamente relacionado con su capacidad visual.

Un retraso en el desarrollo, en realidad puede ser una discapacidad visual, que se diagnostica fácilmente y la mayoría de las veces se trata; el otro 10% del desarrollo visual ocurre entre los 7 y 9 años. El tamiz visual Mérida realizado por la Dra. Eli Esparza es de gran importancia para detectar cualquier problema y anomalía visual, por lo tanto, llevar al pequeño al oftalmólogo es relevante para evitar la ceguera. Llamando al (999) 357 1910 podrán agendar la cita del bebé.

Categories:
¿Por qué es importante llevar a los niños al oftalmólogo infantil?

¿Por qué es importante llevar a los niños al oftalmólogo infantil?

Llevar desde temprana edad a los pequeños con los oftalmólogos para niños en Mérida es esencial. Los ojos humanos se desarrollan durante el embarazo. Pero incluso después del nacimiento, continúan creciendo hasta la edad adulta, cuando alcanzarán su tamaño final. Es durante la infancia cuando un individuo pasa por más cambios, crecimiento y desarrollo del cuerpo. Por eso, es importante estar al tanto de las novedades y conocer la importancia de la ayuda de los profesionales durante este tiempo.

¿Cuál es la importancia de la visión en los niños?

Los niños no siempre pueden determinar si ven bien y, a menudo, no saben cómo expresar a los adultos lo que sienten. Entonces, ¿cómo saber si su hijo es más difícil de ver de lo que debería ser? Los pequeños signos, como el picor incesante de los ojos o la necesidad de pegar la cara a los libros, son indicios de que la salud ocular del niño puede necesitar ayuda especializada.

Una visión deteriorada por trastornos oculares, como errores de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo), es perjudicial para el buen rendimiento escolar. Ver con calidad evita que el niño pierda el interés por lo que se enseña y facilita la comprensión y entendimiento de las clases. Incluso si no saben cómo expresarse, los padres pueden notar algunos comportamientos y hábitos que pueden ser indicativos de mala visión.

Aunque los signos son notables, no son un diagnóstico de las necesidades visuales reales del niño. Por eso, antes del inicio del curso escolar, es importante que su hijo se someta a una consulta oftalmológica con un oftalmólogo infantil en Mérida, para que pueda identificar la existencia o evolución de cualquier trastorno visual. Igualmente, el cuidado de la salud visual de los niños debe realizarse desde los primeros días de vida.

¿Por qué acudir a los oftalmólogos para niños en Mérida?

Primeros exámenes oftalmológicos

Es importante identificar cualquier enfermedad de manera temprana para un tratamiento oportuno. Idealmente, la primera prueba debe realizarse entre los tres y los seis meses de edad. El profesional de oftalmología infantil realizará exámenes completos que evalúen el desarrollo neuropsicomotor, la simetría facial y el aspecto externo de los ojos. Si hay alguna sospecha, el médico también puede realizar pruebas de refracción en bebés.

Sin embargo, es importante recordar que todo niño nace hipermétrope, debido a que los ojos aún son muy pequeños. Con el paso de los meses, los ojos crecen y la visión alcanza su estado normal. Por lo tanto, cuidar los ojos desde la infancia tiene gran importancia, porque al realizar un examen periódico se podrá determinar de manera temprana si hay alguna enfermedad, problema de refracción o anomalía.

Detectar malformaciones

Incluso al inicio de la vida, la visita al oftalmólogo tiene como objetivo detectar problemas derivados de malformaciones. Entre los tres meses y los tres años, la oftalmología infantil tiene como objetivo detectar problemas relacionados con el desarrollo del niño. Una vez realizados los exámenes, los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán indicarán las opciones de tratamiento con el fin de restaurar la calidad de vida del niño y, principalmente, permitirle poder desarrollarse como cualquier otro individuo.

Identificar problemas de alfabetización

Es común que las escuelas instruyan a los padres para que busquen médicos de oftalmología infantil durante la fase de alfabetización del niño. Esto se debe a que es importante que el niño vea bien las letras y lecciones que se le dan durante las clases. Cada vez que va a iniciar un nuevo año escolar, uno de los requisitos es presentar un examen optométrico u oftalmológico para que los maestros sepan si el niño debe usar gafas constantemente o seguir alguna recomendación especial.

A menudo, lo que puede verse como un problema de desarrollo, cuando el niño tarda más en leer y escribir, por ejemplo, puede resolverse simplemente con el uso de anteojos. El niño entiende lo que se dice, simplemente tiene dificultad para ver lo que escribe el maestro en la pizarra o lo que dicen las páginas de los libros. Muchos niños no expresan cuando ven borroso, pero es esencial que como padres estén pendientes de si su pequeño puede ver sin ningún inconveniente.

Corregir la miopía temprana

Es incorrecto creer que los problemas de visión solo surgirán mientras el niño está aprendiendo a leer. Algunos problemas como la miopía pueden surgir entre los 12 y los 15 años. En esta etapa, el diagnóstico es menos complicado, ya que el niño ya es capaz de verbalizar y expresar sus dificultades. Aun así, si nota que su hijo tiene dificultades para concentrarse en los estudios, busque a un profesional porque la solución puede estar en sus manos.

Los niños también deben visitar a los oftalmólogos para niños en Mérida. Idealmente, entre el nacimiento y los dos años, las visitas deben realizarse cada seis meses. Después de esta fase, si no hay indicaciones específicas, mantener las visitas anuales. Sobre todo, intente comprender las dificultades que enfrenta su hijo y cómo mejorar la visión puede ayudar a su desarrollo.

La Dra. Eli Esparza es la especialista que está dispuesta a atender a los pequeños porque cuenta con el conocimiento, experiencia, preparación y profesionalismo para realizar los exámenes pertinentes y detectar de manera correcta cualquier enfermedad y anomalía para que sus hijos reciban el tratamiento indicado. Si desean agendar la cita, pueden escribir a eliesparza.aguiar@gmail.com o  llamar al (999) 357 1910.

Categories:
Consulta con el oftalmólogo: ¿cuál es la importancia de cuidar los ojos desde la infancia?

Consulta con el oftalmólogo: ¿cuál es la importancia de cuidar los ojos desde la infancia?

¿Ha llevado a su hijo a los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán? El cuidado de los ojos es una parte importante de la salud general de su hijo. Ya sea que haya notado un problema específico con la visión de su hijo o haya sido referido por el pediatra de su hijo, existe una amplia gama de profesionales del cuidado de la vista que pueden atender sus necesidades.

El cuidado de los ojos debe comenzar temprano, en los primeros dos años de vida de un niño, ya que, este es el período en el que ocurre aproximadamente el 90% del desarrollo de la visión. El primer examen de la vista, conocido como tamiz visual en Mérida, se realiza en la sala de maternidad, días después del nacimiento, para observar el reflejo de la luz.

Sin embargo, esto solo no es suficiente. Como en los primeros años de vida los niños no pueden identificar los problemas de visión por sí solos, lo ideal es llevar a su hijo al oftalmólogo entre el tercer y sexto mes de vida para que le hagan todas las pruebas necesarias. Pero ¿cómo sabe a quién acudir para la cita de su hijo? ¿Cuál es la diferencia entre un optometrista y un oftalmólogo? A continuación, se explicará la diferencia

Elegir al médico adecuado para su hijo

Los oftalmólogos son médicos y cirujanos. Se ocupan de los aspectos médicos y quirúrgicos del cuidado de los ojos. Verá a un oftalmólogo cuando su hijo tenga un problema diagnosticado con la salud de sus ojos. Los oftalmólogos también realizan procedimientos quirúrgicos si es necesario. Como método preventivo, es aconsejable ir a consulta por lo menos una vez al año con este especialista.

Los optometristas, por otro lado, son doctores en optometría. Realizan pruebas de la vista y servicios de salud ocular de rutina. Se les puede considerar el médico de atención primaria de los ojos. Pueden recetar anteojos o lentes correctivos a pacientes con ojos por lo demás sanos. Un optometrista también puede recetar gotas para los ojos y otros medicamentos para promover la salud ocular.

Los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán son profesionales que cuentan con una amplia experiencia para tratar adecuadamente a su pequeño como forma preventiva o ante alguna señal y síntoma que demuestran que hay algún problema visual. Los ojos de los niños son la ventana al mundo y por eso es importante cuidarlos desde el nacimiento. ¿Por qué cuidar la salud visual de su hijo?

1.     Diagnóstico temprano de enfermedades

Es necesario un examen ocular completo para diagnosticar temprano los errores de refracción, como miopía, astigmatismo, hipermetropía y estrabismo. Muchos padres esperan a que el infante crezca o en algunas escuelas le pidan el examen ocular u oftalmológico, no obstante, la prevención es el mejor método para detectar cualquier patología temprana para evitar el deterioro rápido y prematuro de la salud.

Estas pruebas también permiten la identificación de patologías provocadas por enfermedades sistémicas contraídas por la madre durante el embarazo, como cataratas, glaucoma, malformaciones y tumores intraoculares. Cuanto antes sea el diagnóstico, mayores serán las posibilidades de cura o de evitar que estos problemas empeoren en el futuro, lo que perjudica el desarrollo del niño. No esperen a que el niño crezca para acudir al especialista indicado, hoy mismo pueden iniciar a cuidar la salud de su pequeño.

2.     Facilita el aprendizaje y la alfabetización

Al inicio de la etapa escolar, estos problemas de visión que aún no han sido identificados, principalmente la miopía, hipermetropía y astigmatismo dificultan mucho el aprendizaje del niño, ya que, tienen serias dificultades para ver cuadernos, libros y lo que está escrito en la pizarra. El pequeño tendrá que hacer un gran esfuerzo para poder leer y, por ende, concentrarse para estudiar.

Las quejas de dolor o cansancio de los ojos, dolores de cabeza frecuentes, ojos rojos, desinterés en clase, apatía por aprender, fruncir el ceño o cerrar los ojos para leer, dificultades para igualar o distinguir colores, retraso en la lectura y escritura y bajo rendimiento escolar son algunos de los principales signos que dan los niños con trastornos de la visión.

3.     Evitar la pérdida de agudeza visual

El cuidado de la visión es importante a cualquier edad, pero en la infancia se vuelve fundamental ya que, la detección precoz de cualquier enfermedad es fundamental para el correcto funcionamiento de la visión. A mayor retraso en la determinación de problemas visuales, menores posibilidades de recuperación y corrección del problema, además de contribuir al déficit en el rendimiento escolar y socialización y estar relacionado con cambios en los estados emocionales y psicológicos de los niños.

4.     Mejora de la calidad de vida y ayuda en la interacción social

La relación con el mundo exterior se realiza fundamentalmente a través de la visión, por lo que cualquier anomalía de la función visual en los niños puede conllevar dificultades en las relaciones sociales, así como una disminución del rendimiento en las actividades físicas e intelectuales. Los oftalmólogos para niños en Mérida podrán identificar cualquier anomalía de manera temprana para evitar cualquier dificultad en su desarrollo integral.

Además de signos como falta de interés en las clases, falta de atención y concentración, la timidez excesiva puede ser una de las consecuencias de los problemas relacionados con la baja visión, ya que, el niño se siente diferente porque es incapaz de realizar tareas con el mismo ingenio y coordinación motora que los otros niños; especialmente durante la edad escolar, perjudicando su vida social y aspectos emocionales, como la autoestima.

Por lo tanto, la salud ocular de los niños siempre debe evaluarse, independientemente del grupo de edad y la presencia de síntomas. Así, la identificación temprana de las deficiencias visuales y el ofrecimiento de ayuda, evitando dificultades de aprendizaje, son estrategias para mejorar el desempeño escolar y el desarrollo infantil.  Los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán no solo identificarán tempranamente cualquier patología, sino también establecerán un plan para cuidar la salud visual del pequeño.

La importancia de los exámenes de la vista para los niños que regresan a la escuela

La visión saludable juega un papel importante en el éxito académico. La visión está estrechamente relacionada con el proceso de aprendizaje y los problemas no detectados a menudo causan problemas con el rendimiento escolar. A medida que su hijo se prepara para regresar a la escuela, considere un examen de la vista anual como parte de su lista de verificación.

A menudo, los niños no saben que tienen problemas de visión porque no comprenden cuándo algo anda mal. Los exámenes oculares regulares pueden detectar problemas de la vista y los ojos de manera temprana. Los niños tienden a responder mejor al tratamiento a una edad más temprana. Los mejores resultados se obtienen con el tratamiento iniciado a los 4 años, pero se pueden lograr buenos resultados si se toman medidas antes de los 7 años.

¿Por qué mi hijo debería someterse a un examen de la vista?

Pruebas de detección de ojos pediátricos para detectar anomalías o factores de riesgo para los ojos, como:

  • Ambliopía (ojo vago)
  • Error de refracción (miopía, hipermetropía y astigmatismo)
  • Opacidad de los medios
  • Alineación ocular

¿Cuándo se le debe hacer un examen de los ojos a mi hijo?

Diferentes especialistas indican que los niños deben someterse a un examen de la vista antes de los 5 años, para descartar cualquier trastorno ocular o de la vista. En cualquier momento que crea que su hijo tiene dificultades con la visión, el color o la claridad, tiene dolores de cabeza recurrentes o sensibilidad a la luz, comuníquese con su proveedor de atención primaria u oftalmólogo pediátrico.

Los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán tienen una gran importancia en la vida de los niños porque son especialistas en prevenir y tratar cualquier enfermedad que pueda afectarles considerablemente, repercutiendo en su calidad de vida y teniendo una influencia negativa en el rendimiento escolar. La Dr. Eli Esparza es la especialista en oftalmología que puede atender adecuadamente a su pequeño. Para agendar una cita con ella, pueden llamar al (999) 481 9244. ¡Este es el momento indicado de cuidar a su hijo!

Categories:
Ojos cruzados: ¿Qué es la cirugía de estrabismo?

Ojos cruzados: ¿Qué es la cirugía de estrabismo?

La cirugía de estrabismo en Mérida es esencial para cuidar los ojos de los niños y permitir que puedan tener una mejor visión y calidad de vida. El estrabismo, también conocido como «ojos cruzados», ocurre cuando los dos ojos no pueden lograr la alineación adecuada para enfocar un objeto. Un ojo generalmente puede mirar directamente al objeto, mientras que el otro ojo gira en una dirección diferente.

En el estrabismo ocular, mientras un ojo fija un objeto, el otro se desvía (desviación del ojo). La desviación del ojo puede ser permanente o aparecer solo en determinados momentos. Esta desviación puede ser apenas perceptible (estrabismo leve) o, además, estar más acentuada provocando en este caso, una clara incomodidad al paciente por motivos estéticos, además de los problemas de visión que todo estrabismo ocasiona.

Causas del estrabismo

El estrabismo afecta hasta al 5% de la población. En el estrabismo, las causas pueden ser variadas como mencionaremos a continuación. Hay seis músculos extraoculares en cada ojo que controlan los movimientos de los globos oculares para un buen funcionamiento. Todos los músculos oculares deben trabajar de manera armoniosa para enfocar ambos ojos en el mismo objeto. Los ojos son un conjunto completo que deben trabajar armoniosamente.

El cerebro, a través de la imagen, controla los movimientos de estos músculos, mediante impulsos nerviosos de excitación e inhibición, de modo que cuando un músculo de un ojo se contrae su antagonista se relaja. Así, las enfermedades que afectan al cerebro, como tumores, ictus, parálisis cerebral (isquemia), hidrocefalia, síndrome de Down y Duane, prematuros, virus y traumatismos suelen ir acompañadas de estrabismo primario o secundario.

El estrabismo en adultos es raro y los más frecuentes son los adquiridos como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos o por problemas vasculares (trombosis). Por lo general, la causa del estrabismo en adultos está relacionada con las siguientes enfermedades:

  • Botulismo
  • Diabetes (paralítica – estrabismo vascular)
  • Síndrome de Guillan-Barré
  • Pérdida de visión (ceguera)
  • Traumatismo cerebral

En el estrabismo, la existencia de antecedentes familiares es un factor de riesgo del problema (estrabismo hereditario). Una de las causas del estrabismo puede ser la hipermetropía, especialmente en los niños y que se trata con el uso de gafas. La pérdida de la visión provocada por determinadas enfermedades también puede provocar estrabismo. Si su pequeño tiene estrabismo es importante acudir a los oftalmólogos para niños en Mérida para iniciar el tratamiento adecuado.

Síntomas del estrabismo

En el estrabismo, los síntomas pueden sentirse de forma permanente o pueden ser intermitentes. Las personas con estrabismo pueden tener diferentes signos y síntomas, según el tipo de estrabismo en cuestión. Los síntomas y signos más frecuentes del estrabismo suelen ser los siguientes:

  • Ojos bizcos (desviados)
  • Ojos que no están alineados en la misma dirección
  • Diplopía (visión doble)
  • Pérdida de esteriopsia (percepción de profundidad)
  • Movimientos oculares descoordinados (los ojos no se pueden mover juntos).

No suele haber síntomas en el estrabismo congénito, a diferencia de la condición adquirida en la que el paciente se queja de diplopía (visión doble), porque los ejes ópticos no se dirigen simultáneamente hacia el mismo objeto y no hay supresión de imagen en un ojo.

¿Qué es la cirugía de estrabismo en Mérida ?

La cirugía de estrabismo implica aflojar o tensar los músculos del ojo para lograr una alineación adecuada de los ojos. Este tipo de cirugía se recomienda para todo tipo de giros oculares, incluidas endotropia, exotropía, hipertropía e hipotropia. Antes de realizar esta intervención, es recomendable llevar a cabo una corrección refractiva y tratamiento de ambliopía, cuando sea necesario.

¿Qué tan efectiva es esta cirugía de estrabismo en Mérida?

La cirugía de estrabismo es eficaz entre el 80 y el 90% de las veces. Algunos pacientes, dependiendo de su edad y tipo de estrabismo, requerirán múltiples procedimientos para obtener resultados óptimos. En el caso de los niños, se realiza alrededor de los 3 a 6 años. Después de la intervención, los niños podrán disfrutar de una mejor calidad de vida y se sentirán más cómodos.

¿La cirugía de estrabismo me dará una visión clara?

Si usted o su hijo han sido diagnosticados con estrabismo, la cirugía es una forma eficaz de mejorar la alineación de los ojos. Sin embargo, es importante comprender que, si bien la cirugía corrige el giro del ojo para ayudar a que los ojos parezcan alineados, no puede estimular a los dos ojos para que trabajen juntos para una visión clara.

Por lo tanto, su oftalmólogo puede recomendar un programa de terapia de la vista para mejorar la coordinación ocular y las habilidades para trabajar en equipo, lo que también asegurará que los ojos permanezcan alineados. Debido a la desviación, se puede presentar lo que se conoce como “ojo perezoso”, por lo que será importante entrenar varios ojos para que los músculos funcionen correctamente.

¿Qué es un procedimiento de recesión?

Se utiliza una recesión cuando el músculo está demasiado tenso. Este procedimiento implica reubicar el músculo en un área diferente: separar el músculo extraocular afectado del ojo y volver a unirlo más atrás en el ojo. Al alterar su posición, el músculo se debilita, lo que mejora la alineación.

¿Qué es un procedimiento de sutura ajustable?

Este procedimiento se realiza después de un procedimiento de recesión o resección en el que se utilizaron suturas ajustables. Durante este procedimiento, el cirujano ajusta las suturas que mantienen los músculos extraoculares en su lugar y los aprieta o afloja para mejorar los resultados quirúrgicos y lograr una alineación óptima. Esta cirugía generalmente solo se realiza en adultos, ya que el paciente permanece despierto durante el procedimiento solo con anestesia local. En el caso de los niños con estrabismo, generalmente se usa una sutura regular.

¿Es segura la cirugía de estrabismo?

Si bien todos los procedimientos quirúrgicos conllevan un riesgo, los riesgos asociados con la cirugía de estrabismo, que incluyen infección, sangrado o cicatrización excesiva, son bajos. El principal riesgo de la cirugía de estrabismo implica una corrección insuficiente o una corrección excesiva. Las complicaciones que conducen a la pérdida de la visión son muy raras.

¿Estaré despierto durante la cirugía?

Si bien la mayoría de los niños se someten a anestesia general, los adultos generalmente tienen la opción de sedación consciente con anestesia local. La cirugía se realiza en un hospital o centro quirúrgico y, por lo general, es un procedimiento ambulatorio. Los oftalmólogos en Mérida son los especialistas que le ayudarán y realizarán una intervención quirúrgica para solucionar este problema.

¿Qué esperar después de la cirugía de estrabismo?

Después de la cirugía de estrabismo, sus ojos se verán rojos y se sentirán doloridos. Algunas personas experimentan una sensación de cuerpo extraño en la que sienten que algo se les ha quedado atascado en el ojo. Esto se debe a las suturas y desaparecerá a medida que se disuelvan en las próximas seis semanas. Otros síntomas que puede experimentar en los primeros días después de la cirugía incluyen:

  • Párpados hinchados
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa leve
  • Visión doble

Muchos oftalmólogos recetarán gotas o ungüentos antibióticos para los ojos que se usarán durante unos días después de la cirugía; asegúrese de usar su medicamento según las indicaciones de su médico para evitar complicaciones posquirúrgicas. Durante los primeros días después de la cirugía, espere estar de pie y descansando. Su médico le informará cuándo es seguro reanudar sus actividades normales, generalmente unos días después de la cirugía.

¿Qué síntomas indican un problema?

Esté atento a los signos de una infección o deslizamiento muscular durante la primera semana después de la cirugía:

  • Pérdida de la visión
  • Enrojecimiento creciente
  • Descarga verde
  • Dolor intenso durante el movimiento de los ojos.
  • Incapacidad para mover el ojo

Si nota alguno de estos síntomas, comuníquese con su oculista o con los servicios médicos de emergencia de inmediato. Es mejor acudir a tiempo ante una emergencia ocular, que esperar a que transcurra el tiempo y el problema se acentúe por falta de un tratamiento oportuno. Recuerden que su visión y la de sus hijos es muy valiosa porque es la ventana del mundo que conocemos.

¿Cómo sé si la cirugía fue exitosa?

Los primeros días después de la cirugía de estrabismo en Mérida proporcionarán una buena indicación del éxito de la cirugía. Sin embargo, la alineación de los ojos puede cambiar con el tiempo y es posible que el resultado final de la cirugía no se confirme hasta que su ojo haya sanado, generalmente alrededor de seis semanas después de la cirugía. La mayoría de los niños menores de 10 años necesitarán varios procedimientos para obtener resultados óptimos.

El estrabismo es un problema que tiene tratamiento y mientras esté indicada la intervención, se debe realizar para que el niño o usted pueda tener una mejor calidad de vida. Nuestra salud debe estar puesta en manos de especialistas, en este caso de oftalmólogos idóneos como la Dr. Eli Esparza que es especialista en Oftalmología con posgrado en oftalmología pediátrica. Sí desean más información, nos pueden escribir a eliesparza.aguiar@gmail.com

Categories:
¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

¿Sabían que los niños también pueden tener glaucoma?

Los oftalmólogos en Mérida pueden tratar el glaucoma de manera satisfactoria si es descubierto a tiempo. Si aún no conocen esta enfermedad, el glaucoma es un problema donde ocurre un daño en el nervio óptico, cuando la presión es alta. Generalmente, se da en las edades adultas o como consecuencia de otras enfermedades como la diabetes, no obstante, los niños también pueden sufrir esta afección. Acudir al especialista desde recién nacido, niño, adolescente, joven, adulto y anciano es de gran importancia.

¿Qué es el glaucoma?

El aumento de la presión ocular conduce a la destrucción de los nervios y deriva en la pérdida de la visión, lo que, en casos avanzados, puede provocar ceguera. La causa de la presión ocular alta está en el sistema de drenaje del ojo, que no puede drenar el líquido (humor acuoso). El glaucoma es más común en los ancianos, pero puede ocurrir a cualquier edad. En los niños y los bebés, los síntomas son diferentes a los de los adultos.

El glaucoma infantil es una de las principales causas de ceguera infantil, resultando en el 20% de los casos. Cuando se descubre temprano, existe una gran posibilidad de tratamiento y reversión de la afección. Pero desafortunadamente, la mayoría de los padres dejan que los síntomas pasen desapercibidos, lo que finalmente resulta en ceguera total. Tan pronto aparezcan los primeros síntomas, es importante acudir a los oftalmólogos pedíatras en Mérida Yucatán.

De acuerdo con diversos estudios, al menos 1 bebe nace con glaucoma congénito por cada 10,000 bebés. Por eso es muy importante que los padres estén atentos a cada signo y síntoma diferente en la salud ocular, aunque sean difíciles de percibir. Es por eso por lo que hemos preparado este artículo para que conozcan la información más importante de esta enfermedad, los síntomas, causas y todas las acciones que les permitan evitar la ceguera y la pérdida de la visión.

¿Qué tipos de glaucoma existen en los infantes?

El glaucoma infantil se puede clasificar según la edad de su aparición: el glaucoma congénito aparece al nacer, el glaucoma infantil se presenta entre 1 y 24 meses y, a partir de los 3 años, se denomina glaucoma juvenil. Por lo tanto, los padres deben prestar mucha atención a cualquier cambio que puedan observar en los ojos de los niños. Llevar a su pequeño por lo menos una vez al oftalmólogo es la mejor medida de prevención y tratamiento oportuno.

¿Cuál es la incidencia de esta afección?

El glaucoma pediátrico es poco común y ocurre aproximadamente a una tasa de 1 de cada 10,000 nacimientos. Sin embargo, si un niño se ha sometido a una cirugía de cataratas o tiene ciertas enfermedades, aumenta la probabilidad de desarrollar glaucoma. En los casos en los que los niños han tenido intervenciones anteriores, es importante realizar un seguimiento con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cuáles son las causas del glaucoma infantil?

Su causa generalmente es hereditaria, estando relacionada en la mayoría de los casos con matrimonios entre familiares. El glaucoma es una enfermedad ocular que se produce al aumentar los niveles de presión intraocular. Esta presión causa un daño grave al nervio óptico, que es responsable de enviar la información del nervio al cerebro y, si no se controla rápidamente, compromete completamente la visión en cuestión de tiempo.

La presión se produce porque el espacio de drenaje del humor acuoso del ojo deja de realizar su función, provocando que el líquido se quede quieto, acumulado en el interior del ojo. Esta ocurrencia está relacionada con el 80% de los casos que ocurren normalmente en personas mayores de 40 años, pero también puede ocurrir en la infancia. Es esta acumulación de líquido la que genera la gran presión intraocular.

¿El glaucoma infantil puede ser hereditario?

El 10% de los casos de glaucoma congénito son hereditarios. Investigaciones recientes han identificado mutaciones en genes específicos. Por ello, cuando existen casos de glaucoma congénito en la familia, se recomienda el asesoramiento genético. También es aconsejable que tan pronto nazca el pequeño, se realicen consultas con los oftalmólogos para niños en Mérida por lo menos dos veces al año para llevar un control de la presión ocular.

Síntomas del glaucoma infantil

A pesar de que se consideran signos diagnósticos difíciles para los padres, es extremadamente importante estar al tanto de los cambios de comportamiento relacionados con la salud de nuestros hijos. Los signos de glaucoma infantil pueden comenzar a aparecer en los primeros meses de vida, incluso antes de que la visión del bebé esté completamente desarrollada. Si el glaucoma no se trata temprano, puede interrumpir permanentemente el desarrollo de la visión y llevar al bebé a una ceguera irreversible.

Un consejo valioso de un especialista en oftalmología infantil como la Dr. Eli Esparza es que los padres presten atención a las primeras fotos del bebé. Durante las fotos se dispara el flash y en la imagen la pupila de los ojos se pone roja, esta es la imagen considerada normal en los ojos. Pero cuando la imagen de los ojos es blanquecina o amarillenta puede ser un signo de la enfermedad y es bueno estar alerta y ver al pediatra.

El signo más común

El síntoma más común y obvio es el color de ojos. Normalmente, los bebés con glaucoma infantil pierden los ojos, dejando la córnea más opaca, blanquecina o azulada. Los síntomas posteriores están relacionados con lagrimeo excesivo, fotofobia e irritabilidad de los ojos. Otro factor relevante es la cuestión del tamaño de los ojos. Es importante no confundir el que un niño tenga los ojos grandes de acuerdo con su edad como un síntoma de glaucoma.

Los bebés y los niños con glaucoma tienden a tener un ojo más grande de lo que se considera normal para el grupo de edad y pueden percibirse con un mínimo de atención. Lo que puede ser un “encanto” para algunas personas, un niño con ojos grandes anormales para los ojos médicos puede ser un signo de glaucoma. Por lo tanto, si observa esto en su bebé, agende una cita con los oftalmólogos en Mérida.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Dependiendo de la edad y la cooperación del niño, a menudo es necesaria una evaluación con el niño anestesiado. Así, el médico podrá realizar una valoración completa y realizar pruebas más específicas para el diagnóstico de glaucoma. Los niños mayores cooperan mejor con el examen y pueden realizar otras pruebas más específicas. Aunque parezca complejo el examen, es un procedimiento sencillo e indoloro.

¿Cuál es el tratamiento que realizan los oftalmólogos en Mérida ?

El objetivo es disminuir la presión intraocular y la mayoría de los casos necesitan cirugía. En el procedimiento quirúrgico, el médico abre los canales de drenaje o crea una nueva vía para el paso del humor acuoso. Después de la cirugía, puede ser necesario utilizar gotas para los ojos que actúen sobre la presión intraocular. Sin embargo, si se descubre a tiempo, el tratamiento es con gotas para controlar la presión.

Pronóstico

A menudo, la mejor visión no depende solo del control de la presión ocular. Muchos niños con glaucoma desarrollan miopía y necesitan anteojos. Además, pueden producirse ambliopía (ojo vago) y estrabismo, que deben tratarse con oclusión y cirugía. El diagnóstico y tratamiento precoces, así como el seguimiento periódico son cruciales para obtener buenos resultados en el tiempo. La Dr. Eli Esparza es la oftalmóloga infantil que puede cuidar la salud de su hijo y tratarlo frente al glaucoma. Tan solo tienen que agendar su cita llamando al (999) 481 9244.

Categories: