• Lun - Vie de 10:00 - 14:00 y 16:00- 20:00 pm

  • Sabados de 10:00 - 16:00 pm

  • Av. Circuito Colonias, número 110 A Local 2,Colonia México. Plaza Polanco 31

  • 999 4819244

¿Qué tipos de ambliopía existen?

¿Qué tipos de ambliopía existen?

La ambliopía o también conocida comúnmente como «ojo vago» es una condición ocular, la que se relaciona con la incapacidad para observar adecuadamente por uno o ambos ojos; como es una afección presentada en la infancia, es probable que los niños no les comuniquen a sus padres acerca de esta complicación, por lo que estos se enteran después de un período extenso de tiempo o al observar cambios en el comportamiento del menor. Recuerde que, es necesario que acuda con un especialista en oftalmología pediátrica e inicie un tratamiento oportuno.

Ahora bien, como los niños no suelen comunicar sus complicaciones visuales, sino que estos tienden a ignorarlas, es labor de los padres o cuidadores estar al tanto del desarrollo visual de los pequeños, esto para detectar cualquier anomalía y tratarla a tiempo. Cuando no se recibe una intervención oportuna, existe el riesgo de que la ambliopía genere daños irremediables en la visión.

En pocas palabras, se recomienda que los niños acudan con los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán cada cierto tiempo, sobre todo si el pequeño comienza a presentar bajas calificaciones, problemas para leer desde ciertas distancias, entrecierra los ojos para intentar observar imágenes o letras, entre otras conductas que indiquen que algo no está bien con la salud visual del menor.

¿Por qué surge la ambliopía?

Lo que sucede en este caso, es que el cerebro y el ojo presentan problemas en las conexiones establecidas para transmitir la información recolectada con la vista, esto porque existen bloqueos visuales, fallas en la orientación del glóbulo ocular o demás problemáticas que impiden una imagen clara, concisa y fácil de comprender.

Dicho de otra forma, el cerebro no reconoce las imágenes que recolecta el ojo y con el tiempo comienza a ignorarlas, por lo que este órgano visual pierde agudeza y comienza a desarrollar problemáticas visuales. Por ese motivo, si la persona no recibe un tratamiento oportuno, estos daños se vuelven permanentes o se genera una ceguera temporal.

Los bloqueos visuales, imágenes cruzadas o demás fallas, se presentan por otro tipo de alteraciones que en muchas ocasiones no son tratadas, que llevan a que se desarrolle la ambliopía. Una de las causas más comunes es el estrabismo, debido a la orientación de los ojos, lo que hace que el cerebro sólo procese la información del glóbulo ocular que se encuentra más alineado.

De igual manera, la ambliopía también puede desarrollarse por las siguientes condiciones: párpado caído, cataratas infantiles, hipermetropía, miopía, astigmatismo y demás complicaciones que nublan la visión. Así que, es relevante que su hijo acuda con especialistas en oftalmología pediátrica de forma regular o ante la presencia de cambios notables en la conducta visual.

¿Qué tipos de ambliopía existen?

Los tipos de ambliopía se relacionan principalmente con el causante de la afección, que se mencionó previamente. No obstante, es oportuno dar a conocer cada una de estas clasificaciones para que comprenda más acerca del tema y procure cuidar adecuadamente la salud visual de su pequeño.

Ambliopía estrábica

Como se mencionó con anterioridad, es uno de los tipos de ambliopía más comunes en los infantes, esto porque se desarrolla por culpa del estrabismo. Lo que sucede en este caso es que el cerebro elimina las imágenes del ojo que se encuentra más desviado, lo que conlleva a que ignore toda la información que se transmite por este glóbulo ocular y así se debilite su visión.

Ambliopía anisometrópica y refractiva

En este tipo de ambliopía lo que sucede es que se presencia una diferencia demasiado notable en la refracción de cada uno de los glóbulos oculares. Son problemáticas evidenciadas cuando la persona padece miopía, hipermetropía o astigmatismo, en donde uno de los dos ojos tiene mayores dificultades visuales que el otro.

Por ello, es importante que el menor cuente con una fórmula médica correcta y establecida por los oftalmólogos para niños en Mérida, esto para que sus lentes sean proporcionados según la falla visual de cada uno de los ojos. Lo ideal es que se evite la aparición de la ambliopía tratando sus causantes o factores de riesgo.

Ambliopía por deprivación

Cuando una persona padece inconvenientes visuales o problemáticas alternas que eviten que la luz llegue de forma idónea a la retina, es posible que se manifieste una disminución de la visión y se ocasione ambliopía. Algunos causantes son los siguientes: cataratas congénitas, defectos en la córnea, patologías retinianas, caída de los párpados, entre otros.

No permita que su hijo se vea afectado por ninguno de los tipos de ambliopía, esto porque la calidad de vida del pequeño se vería reducida o alterada. Lo ideal es que ante cualquier cambio en la visión, se acuda con un especialista en oftalmología y se inicie un tratamiento oportuno.

Si desea agendar una consulta con un especialista en oftalmología pediátrica o busca asesoramiento respecto al tema, comuníquese con nosotros por medio de la siguiente vía telefónica: (999) 481 9244 o también puede escribirnos al WhatsApp: +52 (999) 357 1910, allí le brindaremos información adicional y le proporcionaremos servicios de calidad para garantizar bienestar visual a sus hijos.

Categories:
¿Cómo identificar la miopía en su hijo?

¿Cómo identificar la miopía en su hijo?

Una de las causas más comunes por las que se acude con el oftalmólogo infantil en Mérida es para identificar si sus hijos padecen miopía, ya que es poco frecuente que los niños den a conocer por cuenta propia que tienen problemas visuales. Por ese motivo, es necesario que los padres y demás personas a cargo, se percatan de las señales de alarma que indiquen que el menor posee un defecto en la visión, incluyendo miopía, astigmatismo o hipermetropía.

¿Qué es la miopía?

En la actualidad, ver niños que utilizan lentes es cada vez más frecuente, debido a que las características genéticas de la miopía se han vuelto más comunes. Se trata de una anomalía congénita en el ojo que produce una visión borrosa de los objetos que se encuentran más lejos; que es ocasionada porque la imagen proyectada en el cristalino se interpreta antes de llegar a la retina.

Es importante que los padres estén atentos a los síntomas de la miopía en sus hijos, esto una vez que pasan los cuatro años y se empiezan a ver las primeras señales del padecimiento, ya que si no se trata a tiempo, seguirá evolucionando al punto que afecte su calidad de vida, dado que se provoca una falta de coordinación, malas calificaciones, disminución de los reflejos, entre otras.

¿Cómo identificar que mi hijo tiene miopía?

Existen varios comportamientos que indican que su hijo padece de miopía y necesita de la intervención de un oftalmólogo pediatra Mérida. La mayoría de estas acciones tienen que ver con la forma en que interactúa con los objetos de su alrededor, en especial cuando comienza la etapa escolar y aprende a leer. Algunos de los ejemplos son:

  • En el colegio no logra ver bien la pizarra y por lo tanto su rendimiento académico es inferior al de otros niños.
  • Cuando lee libros se acerca mucho para poder enfocar las letras más pequeñas.
  • Entrecierra los ojos cuando trata de enfocar un objeto que se encuentra lejos.
  • Se sienta cerca del televisor, celular, computador o cualquier dispositivo.
  • Dibuja figuras demasiado grandes.
  • Presenta frecuentes dolores de cabeza, en especial en la zona de los ojos.

Si identifica una o más de estas señales es porque su hijo padece de miopía o alguna otra afectación visual que le impide enfocar apropiadamente los objetos lejanos; por lo que es necesario que acuda con los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán, que realizarán los exámenes necesarios y le formularán los tratamientos adecuados según el caso del menor.

¿Cuáles son las causas de la miopía en niños?

Así mismo, una manera de identificar que su hijo tiene grandes posibilidades de padecer miopía y que por lo tanto es necesario adelantar controles visuales, consiste en analizar su entorno en busca de posibles factores que conlleven a esta alteración. Algunas de las causas principales son:

Genética

Una de las causas principales de la miopía es la transmisión genética; por lo tanto, si algún individuo con vínculo sanguíneo padece de esta condición, lo más probable es que el menor la manifieste de manera congénita. Así que, si usted, su pareja o alguien del árbol familiar tiene esta alteración visual, debe llevar a su hijo a controles periódicos.

Ojo vago

El ojo vago se evidencia en los primeros años de la niñez y se caracteriza porque los nervios de los ojos no responden correctamente ante los estímulos. Algunos de los signos que permiten identificar esta condición son el estrabismo y la baja percepción de la profundidad. Dado que el desarrollo de la red nerviosa ocular es más lento, por lo que es posible que se presenten fallas, incluyendo la miopía.

Factores ambientales

El entorno también tiene relevancia en la aparición de la miopía, particularmente por estímulos que desgasten la visión de manera acelerada. El ejemplo más claro es la reciente popularidad del uso de dispositivos digitales por parte de menores de edad, ya que la exposición a la luz de estos aparatos de forma prolongada genera un agotamiento y posible daño ocular.

¿Qué sucede si no se trata la miopía en la niñez?

Si ignora las señales que hemos mencionado anteriormente o no acude con el oftalmólogo infantil en Mérida, se presentarán diferentes complicaciones leves y graves, entre las que se incluye:

Fatiga ocular

Se trata de una condición en donde los ojos tienden a cansarse más rápido de lo habitual, lo que genera que la visión esté agotada y se presenten complicaciones como migrañas o bajo rendimiento. En el caso de la miopía, los niños entrecerran los ojos con demasiada frecuencia, lo que provoca que se realice un sobreesfuerzo para mantener el enfoque en los objetos lejanos.

Otras complicaciones oculares

También se aumenta el riesgo de padecer otras enfermedades graves en los ojos, por ejemplo, desprendimiento de retina, glaucoma, cataratas, cicatrices en el interior del ojo, inflamación, entre otros inconvenientes que ponen en peligro la calidad de vida del menor.

Si sospecha que su hijo padece de miopía, lo invitamos a solicitar una consulta con el oftalmólogo infantil en Mérida para determinar el grado de afectación e implementar el tratamiento apropiado para mitigar la evolución del inconveniente. Llámenos al (999) 481 9244 o escríbanos al WhatsApp +52 (999) 357 1910.

 

Categories: