Operación de cataratas en Mérida | Tipos de cataratas y cómo afectan a la vista

Operación de cataratas en Mérida | Tipos de cataratas y cómo afectan a la vista

Las cataratas son un padecimiento común, que en México afecta a más del 45 por ciento de la población adulta mayor a 50 años; si no se tratan, las cataratas pueden limitar significativamente la visión, impidiendo realizar actividades cotidianas. Este padecimiento no puede prevenirse, pero existen tratamientos que limitan su avance; en casos donde haya avanzado a un punto que afecte significativamente la visión, es necesario realizar una operación de cataratas en Mérida para revertir sus consecuencias.

La vista los conecta con el mundo y les permite percibir a detalle lo que sucede a su alrededor, por ello es uno de los sentidos más importantes, pero también es uno de los sentidos que más fácilmente se puede dañar, puesto que los ojos son órganos sensibles, que bajo diversas circunstancias tienden a disminuir su capacidad de captar la luz y generar imágenes más claras.

A partir de los 40 años, los tejidos que componen los ojos comienzan a envejecer de manera natural, por lo que se pueden generar padecimientos, como las cataratas. Este padecimiento es una nubosidad que se forma en el lente del cristalino del ojo, y tiene como consecuencia la reducción de la agudeza visual. Quienes la sufren ven una neblina general, así como una pérdida en la capacidad de contraste y un aumento en la sensibilidad de resplandores fuertes de luz. Es la enfermedad ocular más común, al menos la mitad de la población mayor de 40 años, cifra que en las personas mayores a 60 años aumenta a más del 95 por ciento.

Las cataratas son consecuencia directa del envejecimiento, y no se puede evitar su formación, pero si se detectan en sus primeras etapas, cuando aún no tienen efectos significativos, se pueden tomar medidas para reducir su avance. Por lo general avanzan lentamente, por lo que, si llevan un control oftalmológico anual, será muy fácil para el especialista detectarlas.

Además de la edad, las cataratas pueden aparecer por otros motivos que son menos comunes, sin embargo, pueden afectar a personas de cualquier edad, por lo que se requiere de otro tipo de tratamientos para evitar su avance. Entre los principales tipos de cataratas no provocadas por la edad, se pueden encontrar las metabólicas, las congénitas, las traumáticas y las tóxicas.

Las cataratas metabólicas están asociadas con otras enfermedades, la principal es la diabetes mellitus que acelera el proceso de generación de la catarata. Las cataratas congénitas afectan a los recién nacidos o se desarrollan en los primeros tres meses de vida; al contrario de las cataratas que se desarrollan por la edad, las cataratas congénitas son consideradas una urgencia oftalmológica para el adecuado desarrollo visual del paciente. Es por esto que es muy importante realizarles un tamiz visual a todos los niños, sanos o prematuros, en los primeros 4 meses de vida, y si se diagnosticara una catarata congénita, se recomienda realizar una operación de cataratas en Mérida lo más pronto posible, de preferencia en los primeros meses de vida.

Por su parte, las cataratas traumáticas se producen a consecuencia de un traumatismo que afecte el globo ocular; la gravedad de la lesión no es un condicionante, sino el tipo de traumatismo sufrido, la zona de la lesión y algunos otros factores condicionantes. Por último, las cataratas tóxicas son consecuencia del abuso de algunos fármacos o el contacto con ciertos elementos tóxicos directamente a los ojos.

Dependiendo de la zona donde comienza a desarrollarse la opacidad del cristalino, las cataratas se pueden clasificarse en nucleares, corticales y subcapsulares posteriores. En las nucleares, la opacidad inicia en el núcleo del cristalino, suelen tener una evolución más lenta que otras, por lo que puede ser tratada con efectividad sin necesidad de acudir a una operación. Afecta principalmente a la visión lejana y es la más común.

Las corticales, por su parte, desarrollan  la opacidad en la corteza del cristalino, no es tan común como las nucleares y se le asocia regularmente a una catarata metabólica, principalmente en consecuencia de la diabetes mellitus. Y las cataratas subcapsulares posteriores se desarrollan en la cápsula del cristalino, suele progresar con bastante rapidez y generalmente presenta pocos síntomas hasta antes de un avanzado desarrollo.

Si no son atendidas en sus etapas más tempranas, las consecuencias de las cataratas pueden ser muy graves; sin embargo, si acuden con los especialistas en oftalmología a los primeros síntomas para un diagnóstico temprano y correcto, tendrán un tratamiento adecuado, que disminuirá la velocidad del avance.

Las principales consecuencias y síntomas son: la disminución en la capacidad visual y problemas para distinguir la gama de colores que va del azul marino al negro, nubosidad en el ojo y visión borrosa, aumento en la sensibilidad al deslumbramiento, que afecta en la capacidad de adaptación de ambientes luminosos a oscuros, y como última consecuencia está la ceguera.

El uso de anteojos y lentes, algunos cambios en los hábitos de vida y laborales, el mejorar la iluminación en sus actividades cotidianas, entre otros cambios en su estilo de vida, son la mejor forma de disminuir el avance de las cataratas, sin embargo, esto no es una cura ni revertirá el daño que ya han provocado. La única manera de revertir la afectación en la visión, cuando ya interfiere de forma significativa, es una operación de cataratas en Mérida. El momento más adecuado para realizarla dependerá de los efectos que tengan sobre el estilo de vida del afectado, así como el diagnóstico y recomendaciones de un médico especializado en oftalmología.

En la cirugía se retira el tejido afectado por la catarata y se realiza la implantación de un lente artificial de manera intraocular. Casi todas las cirugías son ambulatorias y los pacientes vuelven a casa el mismo día y en cuestión de semanas regresan a sus actividades cotidianas. La cirugía tiene un alto grado de éxito, aunque después de la intervención es posible que se tengan que usar anteojos.

Si tienen síntomas y requieren una evaluación o requieren más información sobre la operación de cataratas en Mérida, pueden agendar una cita vía telefónica o por correo electrónico con la Dra. Eli Esparza, especialista en oftalmología, que cuenta con gran experiencia en el tratamiento médico y quirúrgico de enfermedades oftalmológicas como las cataratas. En nuestra clínica recibirán la mejor atención profesional con un trato amable de la mano de un equipo de primer nivel.