El dolor ocular, la baja visual, el ojo rojo y químicos en el ojo como cemento y sustancias de limpieza son algunas de las cosas que nos pueden requerir una consulta oftalmológica de urgencia, ya que pueden poner en riesgo nuestra visión.