RETINOPATÍA DEL PREMATURO

Todos los pacientes prematuros están obligados a recibir una valoración oftalmológica del fondo de ojo a las cuatro semanas de vida para la prevención, detección y tratamiento, en caso necesario de la retinopatía del prematuro. Esto se encuentra estipulado en el artículo 61 de la Ley General de Salud Federal.

Esta enfermedad es una falta de formación adecuada de los vasos sanguíneos del fondo del ojo, que puede causar desprendimiento de retina y con ello causar ceguera irreversible en nuestros bebés. Una valoración a tiempo puede cambiar por completo el curso de esta enfermedad con un adecuado tratamiento.