Las conocidas “carnosidades”, además de algunas veces producir una molestia estética no deseable, así como ojo rojo y molestias generales, si permitimos su avance puede llegar a obstruir nuestra visión. Una cirugía muy rápida nos puede permitir eliminar este problema.