Las cataratas son la primera causa de ceguera reversible en el mundo. Causan pérdida paulatina de nuestra visión, haciéndola poco a poco más turbia hasta poder llegar a perderla casi por completo. Aunque no existe un medicamento para detener su formación, una cirugía nos puede ayudar a recuperar nuestra visión.