Los bebés nacidos prematuros tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedad de la retina que los puede llevar a la ceguera. Es su derecho y nuestra obligación por ley que estos niños reciban su primera valoración al cumplir el mes de vida, para así poder evitar consecuencias graves en su visión.