Una falta de alineación de los ojos se puede presentar en niños como en adultos y siempre debe de ser un motivo de consulta con un experto lo más pronto posible. Algunas veces puede estar asociado a tumores, traumas, mal funcionamiento de algún nervio. En los niños puede amenazar su desarrollo visual.