oftalmologos-pediatras-en-merida-yucatanLos oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán son los médicos cirujanos que realizaron una especialidad en oftalmología, y posterior a esto cursaron un posgrado de alta especialidad en Oftalmología Pediátrica; aunque los oftalmólogos generales pueden hacer valoraciones tanto en niños como en adultos, son los oftalmólogos pediatras los que cuentan con el conocimiento más preciso sobre temas de desarrollo visual, pueden recetar lentes para graduaciones de miopía, hipermetropía, astigmatismo, o de estrabismo que se presenta desde el nacimiento o adquirido, retinopatía del prematuro, tamiz visual, alergias oculares y otras enfermedades de las diferentes etapas de la vida de nuestros niños.

En algunas ocasiones no sabemos que la oftalmología cuenta con esta especialidad en oftalmología pediátrica, y que tenemos la opción de que nuestros niños tengan la atención de alta especialidad por oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán.

La primera consulta de un niño con el oftalmólogo pediatra debe de realizarse en el primer año de vida, o al mes de vida si nuestro bebé fue prematuro. La finalidad de este tamizaje específico de los ojos es la detección, corrección o prevención de enfermedades que pueden presentarse desde el nacimiento, como podrían ser cataratas congénitas, glaucoma congénito, graduaciones de lentes muy elevadas, falta de formación de alguna parte externa o interna del ojo, obstrucción de las vías lagrimales, y en algunos casos incluso tumores intraoculares. Posterior a esta revisión inicial, las edades de control de un niño oftalmológicamente sano deben de ser a los 3 años y a los 6 años de edad.

Si nuestros hijos no han contado nunca con una valoración con oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán, cualquier edad es buena para hacer este primer acercamiento. Es muy frecuente en la práctica diaria de los oftalmólogos pediatras que los papás no acuden a una valoración visual de sus hijos debido a que en apariencia no presentan ningún problema visual y su desarrollo escolar e incluso deportivo ha sido completamente normal durante su infancia, sin embargo en ocasiones podemos llevarnos sorpresas como con niños que su problema visual ha sido únicamente en un ojo, y que el otro ojo es el que le ha permitido tener este desarrollo aparentemente normal.

No es hasta que acuden a alguna valoración con oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán que al realizar el examen de rutina podemos percatarnos de alguna enfermedad o característica que no está permitiendo una salud visual adecuada. La mayoría de las veces el primer contacto con el oftalmólogo con especialidad en pediatría es por alguna causa infecciosa, de ojo rojo o algún golpe, sin embargo, es muy poco usual que los papás soliciten alguna cita para valoración general del desarrollo visual de sus pequeños.

Es muy importante contar con la información adecuada y una revisión a tiempo debido a que el desarrollo visual se da durante la infancia, siendo los primeros 6 años de vida los más importantes, ya que es en estos años cuando se crea en nuestro cerebro en la corteza visual nuestra vía visual. Si durante estos importantes 6 años de vida, algo se interpone con su visión, pudiendo ser una catarata congénita, un párpado caído o ptosis palpebral, o incluso una graduación elevada, la vía visual no se desarrolla adecuadamente y podríamos hacer que nuestros niños desarrollen una enfermedad conocida como “ojo flojo” u “ojo perezoso”. El nombre médico de esta entidad es Ambliopía y es algo que podemos revertir si es tratado a tiempo.

Es muy importante detectar este tipo de situaciones en los primeros 6 años de vida y poner el diagnostico y tratamiento en manos expertas como lo son los oftalmólogos pediatras. Los problemas de graduaciones de lentes elevadas son la primera causa de ceguera reversible en el mundo y en nuestros niños, además de que su tratamiento suele ser muy sencillo recetando un par de gafas, lentes de contacto o realizando cirugía refractiva para evitar estar usando algún tipo de apoyo visual.

 oftalmologos-pediatras-en-merida-yucatan2

Aunque las graduaciones no son consideradas una enfermedad, si se presentan de una magnitud muy elevada durante los primeros 6 años de vida, hacen algún efecto similar a que los niños tuvieran un parche muy sucio en frente siempre teniendo una mala calidad visual. Al no poder llegar una imagen clara al cerebro en la corteza visual, nuestros niños van perdiendo la oportunidad de tener un desarrollo normal. En estos casos, durante la consulta, nos damos cuenta que el paciente a pesar de ponerle su graduación no puede llegar a ver la cantidad de líneas de visión que serían normales para cualquier persona. Esto es debido a que aunque el ojo no esta enfermo, la corteza visual no sabe ver imágenes claras, como si tuviéramos una máquina reveladora de fotos que no aprendió a funcionar bien. En estos casos, si se detecta antes de los 6 años de edad podemos realizar un tratamiento con el uso de sus lentes con la graduación al 100%, y en algunas ocasiones requeriremos de terapia de oclusión, la cual consiste en parchar el ojo de mayor visión para permitir que el ojo “flojo” o “perezoso” de menor visión pueda ir poco a poco fortaleciéndose y empezar a crear desde el cerebro la capacidad de poder ver imágenes con la nitidez y calidad que todas las personas deberíamos tener.

La detección oportuna de este tipo de patologías es muy importante, ya que marca la vida de nuestros niños; posterior a esto, si no es tratado a tiempo no existe ninguna cirugía ni ningún tratamiento que pueda revertir el efecto de la mala visión durante la infancia y la falta de desarrollo visual, ya que esta se encuentra desde la corteza cerebral y no en el ojo propiamente. En algunas ocasiones existe la creencia que la cirugía refractiva (la cirugía con láser que se realiza para no usar lentes) puede llegar a revertir la ambliopía y que es la cirugía que le permitiría al paciente tener una visión normal, sin embargo, esto esta muy fuera de la realidad, una vez que se instaura la ambliopía u ojo flojo y no es tratada a buen tiempo es imposible lograr que se revierta.

Otras enfermedades en las cuales los oftalmólogos pediatras son los expertos en la materia es el tamiz visual, que incluye la prevención de la ambliopía, pero también se realiza con la finalidad de poder detectar enfermedades oftalmológicas que se presentan desde el nacimiento, y que sin una valoración realizada con instrumentos de oftalmología pueden pasar varios años desapercibidas, y en algunas ocasiones, dejar consecuencias visuales permanentes en los pacientes.

oftalmologos-pediatras-en-merida-yucatan3

Los niños que se detectan con algún problema visual severo que les causan baja visión, también deben de recibir una atención oportuna para ayudarles y acompañarlos a poder tener un desarrollo en todas sus otras áreas de aprendizaje y desarrollo. En algunos casos no podemos hacer que la visión mejore, como cuando se presenta algún desprendimiento de retina o falta de formación de alguna parte del ojo, pero sí podemos hacer que los niños encuentren la manera de tener un desarrollo social, cognitivo y sensitivo adecuado que les permita desenvolverse en su medio y explotar todas las otras áreas de oportunidad.

Las cataratas congénitas también son una patología que puede pasar muy desapercibida, y que pueden causar desde una visión baja moderada, hasta casos de visión baja muy severa. Las cataratas congénitas deben de ser detectadas desde el nacimiento y recibir el tratamiento médico y quirúrgico adecuado en el momento más preciso para poder permitir a nuestros niños su mejor desarrollo visual.

Sin duda alguna, la oftalmología pediátrica es un área de la medicina de la cual no es muy conocida que nuestros niños requieren desde su nacimiento y que hay múltiples enfermedades silenciosas, que pueden poner en alto riesgo el desarrollo visual e incluso la salud en general de los pequeños. Muchas cosas son tratables y otras tantas prevenibles para que no dejen con ninguna secuela visual y que en la edad adulta puedan tener alguna dificultad o impedimento visual. Una visita con oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán cada 1 o 2 años, dependiendo del caso, permite a los papás vigilar el desarrollo visual por un profesional del área y les permite tomar las debidas precauciones en el tratamiento en los casos en los que si exista alguna enfermedad o graduación de lentes que este dificultando una visión clara y adecuada para la edad.

oftalmologos-pediatras-en-merida-yucatan4

Recordemos que los niños no saben que no ven bien debido que  es la manera en como ellos han visto toda su vida, es por esto que es muy difícil y poco correcto llevar a los niños a una consulta hasta que ellos nos digan que no ven bien o solamente si nos dan datos de visión baja.

En ocasiones también hay la creencia que no hay que llevarlos hasta que se sepan las letras, lo cual es bastante incorrecto, ya que se puede saber si un niño necesita lentes desde el primer año de vida. Generalmente los niños no dan datos de mala visión porque se adaptan increíblemente a su medio y logran tener un desarrollo aparentemente “normal”, cuando la realidad es que pueden estar cursando algún cuadro de dificultad visual.