¿Mayores de 40 años? Empiecen a cuidar su salud ocular ahora

¿Mayores de 40 años? Empiecen a cuidar su salud ocular ahora

La doctora Elizabeth Esparza, experta en cirugía de estrabismo en Mérida, suele hacer hincapié en la importancia de cuidar la salud visual a partir de los 40 años de edad, ya que a partir de esta etapa, tan marcada por los cambios hormonales y fisiológicos, pueden aparecer diversas condiciones refractivas, como la presbicia y la vista cansada, sobre todo en pacientes aquejados de hipermetropía y miopía.

La presbicia es una condición de salud ocular que se caracteriza por la incapacidad para enfocar los objetos cercanos, es decir, que se va perdiendo la destreza para percibir elementos situados a 30 centímetros de distancia, haciendo que se dificulten seriamente actividades tan simples como leer el periódico por las mañanas. Se trata de un cambio fisiológico que los oftalmólogos en Mérida, como la doctora Esparza, asocian al envejecimiento y que es resultante de la capacidad de acomodación del cristalino.

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, los signos que revelan la aparición de la presbicia incluyen el acto de alejar cada vez más los libros al leer, sensación de cansancio o fatiga ocular, después de una ardua jornada de trabajo o de llevar a cabo actividades que requieren esfuerzo de la vista; enrojecimiento ocular, visión borrosa y cefaleas. Para su corrección, la doctora Esparza, una de las mejores oculistas en Mérida, puede recomendarles el uso de lentes.

Eviten el síndrome del ojo seco

Aunque esta condición no distingue edad, suele ser más común en pacientes mayores de 40 años de edad y ocurre especialmente en mujeres, debido a los cambios relacionados con la edad, exacerbándose cuando se produce la menopausia; aunque, en ciertos casos, también puede asociarse con patologías sistémicas, sobre todo en padecimientos músculo-esqueléticos, como la artritis reumatoide.

Este síndrome, que viene dado por la precaria lubricación ocular, se puede mejorar mediante un tratamiento basado en la calidad de la lágrima, a través de pautas de higiene específicas y la aplicación de lubricantes que solo deben usar con estricta prescripción facultativa, como lágrimas artificiales y geles. Asimismo, en los casos más graves, la doctora Esparza podría recomendarles ciclos de corticoides tópicos o inmunomoduladores, así como el uso de dispositivos que sean coadyuvantes en la reducción del drenaje lagrimal.

Si buscan atención de calidad para tratar sus problemas visuales, no esperen más y agende sus citas con la doctora Elizabeth Esparza, a través de su chat en línea.

Leave your comment

Please enter comment.
Please enter your name.
Please enter your email address.
Please enter a valid email address.