Conozcan qué es el estrabismo infantil y sus tipos

Conozcan qué es el estrabismo infantil y sus tipos

El estrabismo infantil es uno de los defectos visuales que más rápidamente pueden apreciar los oftalmólogos pediatras en Mérida Yucatán, pues se trata de una falta de alineación de los ojos que se produce cuando las funciones binoculares no son correctas. Una de las consecuencias más relevantes es que, al percibir el cerebro imágenes distintas, es incapaz de fusionarlas y se ve obligado a descartar una de ellas, para evitar la visión doble.

Cuando esto ocurre de manera prolongada, se corre el riesgo de que uno de los ojos no se utilice y no desarrolle su capacidad de visión correctamente, lo que conduciría al ojo vago, una condición de salud difícil de revertir después de los 6 años de edad.

Los oftalmólogos para niños en Mérida consideran que, entre las principales consecuencias de esta condición ocular, cabe destacar la aparición del ojo vago; pero esta no sería la única, porque si no se le pone remedio en la infancia, que es cuando se adquiere mayor cantidad de conocimiento para el correcto desarrollo, es muy probable que los niños tengan dificultades de aprendizaje.

Aunque esta parece una condición de salud ocular fácil de entender, no todos los estrabismos son iguales. Los oculistas en Mérida pueden distinguir varios tipos, con base en una serie de parámetros que ayudarán a determinar la causa y el tratamiento. Uno de los más comunes es el de preferencia por un ojo; aunque lo más frecuente es que se hable de estrabismo monocular, en realidad el estrabismo suele presentarse en ambos ojos aunque el paciente desvíe más un ojo. Cuando los pacientes van cambiando ojo fijador y desviado, y el cerebro se queda con la imagen que le aporta el ojo fijador.

Sin embargo, hay otros tipos de estrabismo, como el de intermitente que no siempre está presente o que aparece en determinadas circunstancias, como el estrés, fatiga, nerviosismo o enfermedad.

Las causas atribuibles al estrabismo infantil son muy variadas, si bien en la mayoría de los casos, los niños que lo padecen tienen un historial familiar de la enfermedad. Otras causas probables pueden ser: un error refractivo, parálisis cerebral, síndrome de Down, hidrocefalia o incluso prematuridad. El tratamiento para el estrabismo puede consistir en corrección óptica, terapia visual o cirugía, según determinen los especialistas.

Para el diagnóstico y seguimiento de este y otros padecimientos de salud visual, la doctora Elizabeth Esparza es la especialista en oftalmología en la que ustedes pueden confiar. Comuníquense hoy a través de su sitio web.