• Lun - Vie de 10:00 am a 2:00 pm y 4:00 pm a 8:00 pm

  • Sabados de 10:00 am a 4:00 pm

  • Star Medica, Consultorio 823

  • 4819244

Operacion de cataratas en merida: Cuándo es necesaria una operación de cataratas

Operacion de cataratas en merida: Cuándo es necesaria una operación de cataratas

Cuándo es necesaria una operación de cataratas

La operación de cataratas en Mérida es un procedimiento utilizado cuando el uso de anteojos no resulta suficiente para mejorar la visión de una persona con el cristalino nublado; consiste en el reemplazo del cristalino del ojo por un lente artificial y se puede llevar a cabo por una cirugía tradicional en la que se emplea energía ultrasónica para la extracción del cristalino, o bien, con tecnología asistida por láser. Para que nuestros visitantes conozcan más del procedimiento, dedicaremos esta publicación al tema, presentando información acerca del modo de preparación, del proceso, y del tipo de cuidados requeridos posteriormente para una adecuada recuperación.

Son los especialistas oftalmólogos en Mérida Yucatán los encargados de llevar a cabo una cirugía de cataratas cuando se presenta un problema de visión a raíz de la presencia de una opacidad que afecta la transparencia normal del cristalino del ojo. Tal y como ocurre en cualquier otro tipo de padecimiento, el tratamiento inicial recomendado es conservador, el que incluye el uso de anteojos especiales para mejorar la visión, en caso de que el problema de cataratas se encuentre tan avanzado que interfiera con el control de otros padecimientos de salud en los ojos, como puede ser la retinopatía diabética o la degeneración macular por envejecimiento, o bien, en caso de que el uso de anteojos no sea suficiente para ver bien, los especialistas recomendarán una cirugía.

Como ya mencionamos, el procedimiento consiste en retirar el cristalino del ojo para reemplazarlo con un lente intraocular, que es artificial y transparente, y para ello se pueden utilizar diferentes técnicas quirúrgicas, aunque en cualquier caso se trata de un procedimiento ambulatorio, lo que quiere decir que el paciente puede regresar a su casa después de la cirugía, sin necesidad de estancia hospitalaria.

Para determinar si un paciente requiere o no de una cirugía, los oftalmólogos en Mérida realizan un diagnóstico preciso de las cataratas y además de recabar información en una entrevista en la que formulan preguntas relacionadas con la capacidad para llevar a cabo de manera normal y segura las actividades cotidianas, realizan pruebas médicas como un examen de agudeza visual, un examen con lámpara de hendidura y un examen de retina. Si no se identifica que el problema de cataratas disminuya el nivel de independencia del paciente, o que sus capacidades visuales no se encuentren muy afectadas, se puede indicar el uso de anteojos para mejorar la visión y algunas pautas de seguridad, pero si el problema ya está muy avanzado y el paciente está interesado en tratarlo de manera permanente, la cirugía es la mejor opción disponible.

Una vez tomada la decisión de someterse a una cirugía de cataratas, es importante conocer cuáles son los riesgos que implica y cómo se deben preparar para el procedimiento. Tal y como ocurre con cualquier otra operación, la de cataratas representa algunos riesgos como la infección, inflamación, sangrado, caída del párpado, disolución de la lente artificial, desprendimiento de retina, la aparición de una catarata secundaria y la pérdida de visión. Si bien estos riesgos son poco frecuentes y se pueden tratar, en caso de que se padezca otra patología en los ojos o enfermedades graves, existen mayores riesgos de que se presenten. Además es necesario considerar que en algunas ocasiones los resultados de la operación no son satisfactorios por la existencia de otra enfermedad subyacente, razón por la que se recomienda hacer una evaluación previa de otros posibles problemas oculares y tratarlos antes de una operación de cataratas en Mérida.

Para la preparación, los oftalmólogos Mérida Yucatán indican someterse a una ecografía para determinar las características del lente intraocular que se colocará. También se solicita suspender temporalmente cualquier tipo de medicamento que incremente los riesgos de sangrado durante la operación, usar gotas para los ojos para reducir riesgos de infecciones, ayunar al menos doce horas antes del procedimiento y prepararse para la recuperación. Esto último es de gran importancia, en especial si no se cuenta con la asistencia de otra persona durante el tiempo de recuperación, por lo que se sugiere dejar todo preparado en casa y contemplar que existirán restricciones para realizar ciertas actividades por lo menos durante una semana después de la operación.

La cirugía es un procedimiento ambulatorio y en la mayoría de los casos toma una hora o incluso menos tiempo. Para iniciar, el médico coloca gotas para dilatar la pupila y se administra anestesia local para después retirar el cristalino nublado y colocar el lente intraocular, aunque también es posible extraer las cataratas sin necesidad de colocar un lente artificial. Como ya mencionamos, existen diferentes métodos quirúrgicos para la extracción de las cataratas, y la elección del que se utiliza depende de las preferencias del especialista y del paciente.

En primer lugar encontramos la facoemulsificación, en la que se usa una sonda ecográfica para romper y retirar el cristalino por succión, mientras que la técnica láser avanzada elimina el cristalino por asistencia de esta tecnología, y finalmente la extracción extracapsular de cataratas, que es un proceso poco utilizado, consiste en hacer una incisión de mayor tamaño que con la sonda para hacer la facoemulsificación. En futuras publicaciones en este blog describiremos a detalle estos procedimientos.

Después de la cirugía se deben adoptar medidas de cuidado especiales para garantizar la mejor recuperación posible. Es necesario que sepan que después del procedimiento se presentará visión borrosa, que los colores pueden parecer más brillosos y que se puede experimentar una sensación de molestia y picazón durante un par de días después de la cirugía. En la misma semana de la operación y en la siguiente se debe visitar a oculistas en Mérida para control del proceso de recuperación, y después de estas visitas se les indicará la periodicidad de las revisiones subsecuentes. Es posible que se deba utilizar un parche ocular el primer día, así como protección para dormir y se debe evitar rascarse el ojo para no responder el lente. Por lo regular se recetan gotas para los ojos y medicamentos para prevenir infecciones y evitar la inflamación, y al cabo de un par de días las molestias deben desaparecer, llegando a la recuperación por lo general después de ocho semanas.

Estos son sólo algunos datos básicos acerca de la operación de cataratas, en futuras publicaciones en este blog presentaremos información más detallada acerca del procedimiento y necesidades de cuidado, así como de los signos y síntomas que caracterizan este problema y por qué es necesario tratarlo. Les recordamos que si buscan especialistas en operación de cataratas en Mérida, los servicios de la Dra. Eli Esparza con una excelente opción por su gran experiencia en el tratamiento de enfermedades en los ojos, como cataratas, glaucoma, pterigoides y patologías en la retina. Para solicitar información acerca de sus servicios o agendar una cita no duden en contactarnos, con gusto los atenderemos.

 

Categories: